miércoles, 23 de julio de 2014

La cínica y canallesca equidistancia de Amnistía Internacional. Fragmentos sobre la barbarie de Israel (3).




Lunes, 21 de julio de 2014

"Este país existe para cumplir una promesa del mismo Dios.
 Sería ridículo pedirle que lo legitimara."
Golda Meir, Primera Ministra de Israel 1969-1974.
 Le Monde, 15 octubre de 1971.

"Nos están fumigando como si fuéramos insectos"
Abu Muhammad, palestino de 45 años, durante el actual ataque israelí a Gaza

"¡Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!"
Dante Alighieri
 "Infierno" (La Divina Comedia), Canto III, sentencia 9


Golda Meir consideraba que el estado de Israel, y su política de expulsión de los palestinos, descansaba sobre una legitimidad de origen divino. Es la base del sionismo, la doctrina racista que sostiene la superioridad del pueblo de Israel sobre los demás, en base a la creencia de que es el "pueblo elegido por Dios". Toda la política de Israel ha girado en torno a este principio, comparable con la creencia nazi en la superioridad de la raza aria. Siguiendo esta lógica, el responsable indirecto de las matanzas de Sabra y Chatila, Ariel Sharón, consideraba que "nadie tiene derecho de llevar a juicio al pueblo judío y al Estado de Israel". Es así como Israel se sitúa más allá de la justicia de los hombres y de sus reglas, de toda moralidad, justicia y racionalidad humanas, para rendir cuentas únicamente ante un Dios cuyo mandato es interpretado como una exigencia de expulsar a los palestinos de la tierra que consideran el Eretz Israel bíblico. 

En consecuencia, no resulta extraño que un terrorista al que le concedieron el Premio Nobel de la Paz, Menachem Begin, considerase que los palestinos "son bestias que caminan sobre dos patas", y que Isaac Shamir anunciase en su día que "serán aplastados como langostas y sus cabezas aplastadas contra las rocas y los muros". Es la doctrina sionista e Israel la está aplicando a rajatabla (una vez más) en la franja de Gaza estos días. Langostas, cucarachas... es lo que son los palestinos para Israel, y los están "fumigando como si fueran insectos", tal como declaraba estos días Abu Muhammad, un palestino al que le han quitado todo, incluyendo la vida de muchos de sus seres queridos.





"GUÁRDAME LOS VOTOS, PABLO, QUE EN UNOS MESES PASARÉ A RECOGERLOS. PEDRO SÁNCHEZ"




22 de julio de 2014

Por Marat

El mensaje expresado en el título no necesita haberse producido tal cual en la realidad. Hay pactos que no requieren explicitarse cuando existen mensajeros -en castellano correveidiles o alcahuetes- que se dedican a muñirlos o a apañarlos. Tómese el mismo como licencia imaginaria. 



Tampoco creo que fuera el propio Sánchez, un joven político sobrevenido en representante institucional siempre“de rebote”, por distintas dimisiones de sus compañeros, quien enviase tal mensaje. El nuevo “elefante blanco” del PSOE no era nadie hace unos meses y ésta por ver si llega a consolidarse con criterio propio y mando en plaza, soltando lastre de sus dependencias de la parte del aparato que  le apoyó en su viaje hasta la secretaría general de su partido: su mentora Susana Díaz, José Blanco o Trinidad Jiménez, entre otros. 



Tras “la derrota dulce” de  Felipe González en 1996 ha habido algunos supuestos outsiders que se han encaramado a las más altas candidatura del PSOE: Borrell en 1998 a la Presidencia del Gobierno -defenestrado luego por el aparato del partido y sus barones-, Rodríguez Zapatero, el “desacelerado”, a la secretaría general y a la Presidencia del gobierno del país, y ahora Pedro Sánchez, un convencido entusiasta de sí mismo, si bien no fue con una mano delante y otra detrás al envite con sus dos otros contrincantes, ya que una parte importante de las divididas familias de su partido le apoyó, principalmente frente a Eduardo Madina, tolerando la candidatura de José Antonio Pérez Tapias en aquellas federaciones en las que pudiera hacer de cortafuegos al diputado vasco. 



De momento, parece que el señor Sánchez ha logrado que Madina se sienta tan ridículo tras su derrota que ha rechazado, avergonzado, formar parte de la futura ejecutiva del PSOE. El madrileño, Master en Liderazgo Público por el ESADE, culmina así el epílogo de unas primarias con cruz de navajas. 



En cuanto a los alcahuetes, muñidores y correveidiles a los que antes me refería, se encuentran ya en una frenética actividad rehabilitadora del otrora alicaído PSOE.  Los plumillas opi-informadores -lo mismo des(in)forman que te dan la opinión ya digerida o te hacen un remix de ambas- de los medios que oficializan la “progresía” ya empiezan a entonar sus panegíricos sobre el recién ungido: “representante de un nuevo PSOE”, “joven, dinámico y con ambición”, “entusiasta y osado”, “esperanza de futuro”



Entre los medios sincera y “orgullosos de ser de derechas” -los de orientación “progre” me parecen de derecha civilizada- tampoco faltan ganas de hacerle la ola al señor Sánchez “ha ganado la mejor opción para España”, “es el menos radical de los tres candidatos”, “ofrece estabilidad”, “serio”, “se espera de él una oposición responsable”. Posiblemente, de darse por parte de Sánchez una actitud más inteligente y menos patriotera que la de su antecesor Rubalcaba hacia el proceso catalán lleve a aquellos a arrepentirse pronto de estos elogios



En todo caso, han sido en los dos primeros días tras el triunfo de Sánchez precisamente los medios de la facción Brunete del capital los más partidarios del mismo, aunque pronto se van a ir sumando los de la “progresía”.



Estos últimos tardarán algo más en glosar la figura del nuevo secretario general del PSOE y en rehabilitar para la “izquierda” a este partido. Ha sido demasiado el desprestigio de este partido, el daño que el último gobierno Zapatero hizo a las clases trabajadoras y el tiempo en que se ha arrastrado zombi bajo la dirección de Rubalcaba, a la vez que el impulso de estos voceros de la “progresía” han dado al souflé de Podemos, como para estos medios den un giro demasiado brusco. No sería creíble y, sin duda, comprometerían su propia imagen entre sus lectores. 



Y los medios progres ya han empezado a sumarse al coro de aduladores a Pedro Sánchez


No voy a calificar de tal a El País, un medio controlado por el fondo de inversiones Liberty Acquisition Holding y por la banca española, debido a su quiebra aún no declarada. Pero este rotativo es una de las avanzadillas en la reparación de la imagen del “nuevo PSOE” (ideológicamente el mismo de siempre, con cierta renovación de caras y cambio de look más “joven, moderno y dinámico”).  



Podemos ya está preocupada por la próxima evolución del PSOE, partido del que ha recibido más votantes, al margen de nuevos votantes y, mucho menos, de abstencionistas -habría que preguntarse cómo se explica entre quienes afirman que Podemos es de izquierdas que haya recibido 100.000 votos de anteriores votantes del PP (
interesante para entender hasta dónde llega el supuesto izquierdismo de Podemos este manifiesto personal de alguien que se declara de derechas y afirma votar a Podemos, y muy interesantes también las respuestas: ¡unos rojazos, vamos!) , salvo que todo se justifique desde el voto y que se pretenda creer que una sociedad más igualitaria podría venir de ese segmento, en cuyo caso sugiero dosis masivas de café para contrarrestar el “mareo”- Esta preocupación la adelantó el señor Ínigo Errejón en la edición en castellano de Le Monde Diplomatique cuando afirma hacia el final de su artículo que “de la audacia y la rapidez de los actores que están por el cambio y la ruptura democrática dependerá que el nuevo ciclo político que parece abrirse no sea el de una restauración oligárquica sino el de una apertura constituyente”. Sugiero leerlo detenidamente, a pesar de su lenguaje pedante y pseudointelectual, porque más allá de alguna expresión como “izquierda, popular o constituyente” (y está por ver el encuadre ideológico real de este tercer concepto), su retórica escapa hacia unos derroteros que están lejos de lo que se entiende por izquierda revolucionaria o siquiera transformadora, al aparecer como ajena al anclaje en un discurso de clase (trabajadora), sino interclasista, y ajeno a la lucha de clases, depositando sus aspiraciones en una nueva institucionalidad en la que Podemos sea el centro pero no en la lucha contra las estructuras económicas capitalistas.   



La intranquilidad del señor Errejón alcanza para su partido niveles de desasosiego en el documento pre-borrador de ponencia política “La crisis del régimen de 1978, Podemos y la posibilidad del cambio político en España”:“Si se recompusiera, siquiera parcialmente de su desprestigio y sus problemas internos, y postulase un nuevo líder con pocos vínculos históricos con el pasado, podría recuperar parte del espacio perdido y estrechar las opciones para una fuerza de ruptura democrática, relativamente transversal  dentro del discurso de unidad popular y ciudadana”. Y continúa: “La otra amenaza para la expansión de la ruptura sería que el Gobierno pudiese presentar  tímidas “evidencias” de que las medidas de ajuste nos han hecho pasar ya lo más duro y que se avecina la recuperación. Por lenta y remota que sea, la narrativa de que se han hecho los deberes más duros y ahora se avecina el tiempo de la cosecha del esfuerzo, es muy peligrosa por la reoxigenación”



Queda claro: estamos ante la conciencia de necesitar claramente a los medios de comunicación para continuar vendiendo la película de una “ruptura democrática” admitiendo tácitamente el “sin vosotros (la parafernalia comunicacional) no somos nadie”. La apuesta no es por una revolución social sino por la posibilidad de seguir ocupando el centro de la política, de una política que no es otra cosa que un simulacro de “izquierda”. Si el problema de Podemos es que se recupere el PSOE o el que el PP acabe por convencer a ciertos sectores de una cierta recuperación económica, dentro de una crisis capitalista que volverá a rebrotar más temprano que tarde, es que estamos ante una disidencia, no ya controlada, sino pactada.



 Ahí se agota todo el proyecto de “revolución” de Podemos: que el “pueblo” español -cualquier clase cabe dentro de él, coherentemente a la transversalidad interclasista de sus votantes, incluso de clase alta, como muestra la última encuesta del CIS, al que el señor Iglesias reconoce su credibilidad como ente demoscópico- decida, sin exponer qué se le propone desde Podemos -modo de inutilizarlo, al no ofrecerle ni propuesta, ni estrategia, ni programa político, que no es lo mismo que el electoral- y sin el riesgo de escoger como sujeto histórico a los explotados por el capitalismo – Podemos prefiere hablar de casta política- para su proyecto. El PSOE guardó bien sus votos en un Podemos de apariencia radical para crédulos pero que es mero de gattopardismo de cambiarlo todo para que todo (el auténtico poder, el económico) siga como está. 



Es lo que espera el grueso principal de sus votantes: no acabar con el capitalismo sino verse restituida a las condiciones de los viejos buenos tiempos precrisis, un lugar bajo el sol. De la administración pública y de “espacios protegidos” (en los sectores culturales, intelectuales, profesionales, académicos, de emprendedores con amparo institucional,....) que les permita lograr una nueva hegemonía tras la “revolución democrática”, por supuesto no socialista, que les promete Podemos. Ahí sectores de las llamadas clases medias se dan la mano con otro sector de los votantes de la nueva formación: fragmentos de las clases medias-altas, que también han mostrado en cierto porcentaje su simpatía por la misma. Es el comportamiento de las clases que ven peligrar su estatus por efecto de la crisis, que demandan una sociedad meritocrática y que siguen contando con los buenos contactos que les ofrece su red social real.



Y es en esos segmentos donde Podemos ha recogido los votos que fueron en gran parte del PSOE, hasta que le abandonaron por sus políticas, previamente hacia el PP, la abstención u otras formaciones preexistentes a la nueva.   



No debe sorprendernos, en consecuencia, la preocupación y temores de los líderes de la nueva formación porque una combinación de la recuperación de la “ilusión” hacia el PSOE con un cierto calado de percepción social de mejora de la economía, pueda dar al traste con su futuro político. Podemos ha sido el almacén en el que el PSOE ha guardado sus votos para que no se perdiesen o se acabasen yendo de un modo más consolidado hacia otras formaciones. Y ahora puede que venga a recuperarlos.



Se me reprochará que hablo mucho del voto de clases medias de Podemos pero que no lo hago del que procede de las clases trabajadoras. Éste está presente en todas las formaciones políticas. La clase trabajadora es un dato sociológico y una realidad que se expresa a partir de las relaciones sociales de producción. Para que fuese una realidad política tendría que poseer un proyecto propio, y no subordinado a los que responden a los intereses de otras clases. Pero hoy no existen organizaciones políticas de cierto peso que representen a dicha clase. Todas ellas o bien responden a los intereses de las clases medias o bien de la alta burguesía y, si alguna representa los intereses de los trabajadores en mayor medida que otras, lo hace dentro de un ciudadanismo reformista e interclasista lamentable. 


 
Vayamos todos los medios “progres” al rescate del PSOE


Por mucho que les cuenten sobre eficacia y potencia comunicacional de las redes sociales, sin medios de comunicación tradicionales, éstas no dejarían de ser un muro de las lamentaciones o, en el mejor de los casos, un instrumento de eficacia limitada. Esto es tan cierto como que, no sólo mucho de lo que se reproduce en los medios digitales proviene de los  tradicionales, sino que también en gran medida los medios clásicos -sea en sus soportes tradicionales, sea en los digitales- focalizan y hacen evidente incluso para los usuarios de Internet, para los que ciertas tendencias podrían pasar desapercibidas en medio del caos y el ruido comunicativo de la Galaxia postGutemberg, lo que de otro modo quizá no tuviera tal repercusión e impacto. 



Desde hace tiempo la comunicación en general ha convertido la percepción de la realidad política y social en simulacro de realidad y en espectáculo que ha de ser permanentemente renovado para no aburrir a unas mayorías que actúan, aplauden y patean lo que las élites económicas que manejan los creadores de des(in)formación les digan que respectivamente han de hacer. El show debe renovarse porque lo efímero es garantía de que el entretenimiento funcione. Y ello es casi indistinto de que los medios sean tradicionales o pertenezcan a la red porque se olvida a menudo que esta última no pertenece a quien introduce en ella contenidos sino a los proveedores de servicio y alojamiento (a quienes la manejan realmente) y en los últimos tiempos vamos viendo que la red va estrechando los límites de su apariencia de democracia digital.



Voy a centrarme en el modo en el que los medios clásicos de información/deformación van calentando los motores del “nuevo PSOE”- haga usted unas primarias y cuéntele al mundo que su partido ya es otro, sea el PSOE o cualquier otra organización de oportunistas. No faltarán almas del autoengaño que le compren el producto- y lo haré en base a las últimas noticias/opiniones al respecto:


  • Pedro Sánchez y el futuro del PSOE El Diario, medio de un ex director de Público. Al día siguiente de las primarias del PSOE y procurando que no se note mucho
  • Sánchez insta a los eurodiputados a votar contra Juncker como presidente de la comisión. Público. 14 de Julio de 2014.  
  • “Haré posible un giro a la izquierda que permita ganar elecciones”: El País. También el 14 de Julio. El País es el medio más leído por los votantes de Podemos, según la última encuesta del CIS.
  • Sánchez rechaza una gran coalición y descarta las primarias abiertas: Público. 19 de Julio de 2014
  • La lista alternativa de Izquierda Socialista en Valencia consigue el 24% de los apoyos El Diario. 19 de Julio
  • Sánchez exige a Rajoy y Mas dejarse de “reproches” y abordar la reforma constitucional: Infolibre (del otro director de Público).  
  • La nueva dirección de Iceta en el PSC recibe el apoyo del 86,32% de los delegados: Infolibre. 19 de Julio
  • Núria Parlon: "El PSOE entenderá y será cómplice de una consulta pactada y legal": Público. 20 de Julio.
  • Andalucía es la comunidad autónoma en la que más ha crecido la licitación pública este año: El Diario. 20 de Julio.
  • El PSOE pide al TC la suspensión cautelar de la ley electoral de Cospedal: Público. 21 de Julio
  • El PSOE pide cuentas a Fátima Báñez por el contrato de Bárcenas. Público. 21 de Julio.
  • Pedro Sánchez quiere apoyarse en Chacón y Patxi López para unir al PSOE: El Diario. 21 de Julio.
  • El PSOE acusa a la Abogacía del Estado de vaciar la ley de conflictos de interés con su informe sobre Cañete: Infolibre. 21 de Julio
El incremento de “las noticias positivas” del PSOE en la prensa “progre” irá a un ritmo inicialmente lento, para ir cogiendo mayor velocidad según se acerquen las municipales. Todavía  veremos noticias y artículos de opinión críticos con el futuro del PSOE pero éstas irán perdiendo peso paulatinamente. Paralelamente, el efecto Podemos en los medios de la “progresía” empezará a descender también lentamente, para que no se note mucho. Entonces veremos en qué medida el llamado efecto Podemos es real y en qué medida no es tan producto mediático como cualquier otra operación de marketing como la del propio PSOE.



En cambio, es de esperar que el señor Iglesias -las otras dos figuras destacadas de la nueva formación política, Monedero y Errejón, pierden peso a gran velocidad en beneficio de la del primero- seguirá teniendo todo el protagonismo, incluso creciente entre la Brunete mediática (La Razón, 13TV, El Mundo, ABC, Telemadrid,...), con la colaboración intensa de alguno pseudoprogre (La Sexta, de la misma corporación que edita La Razón, Editorial Planeta). Y es que el PP, que es el gran promotor de Podemos -con algunos dirigentes del PSOE que no se enteran de que están disparando contra sus propios píes-, a través de la “lideresa” Esperanza Aguirre, sabe que por ese camino “Podemos garantizar que el PP volverá a ganar las elecciones generales en 2015”.     



Y afirmo lo anterior, no porque crea que la farsa de designar a Podemos como su oposición preferente producirá un debilitamiento del PSOE y la imposibilidad de una suma que dé como consecuencia una mayoría suficiente de izquierdas para derrotar al PP. Yo creo que el PSOE es, desde hace muchos años, de derechas, al contrario de ciertos sectores trotskistas que siempre tuvieron una querencia tácita por el mismo. 



Creo que la estrategia del PP y de su entorno de promover Podemos, intentando que cale entre los sectores contrarios al gobierno la simpleza de que si la derecha le ataca es porque lo teme, creará el efecto del reforzamiento de la derecha por las siguientes razones:

  • Acentuará el perfil moderado de Podemos que, para defenderse de las acusaciones de izquierdista, bolivariano y filoterrorista, dará evidentes muestras de que la teoría de la “superación de la dualidad izquierda derecha”, esbozada por los señores Iglesias y Monedero, irá enfatizando aún más su distancia de lo que ellos llaman “la vieja izquierda” para irse aproximando a la no tan “nueva derecha”. La decepción que ello provocaría podría desdoblarse del siguiente modo: 
1.     Decepción de un sector del voto que accedió a la nueva formación desde la abstención, al comprobar que, como ya advertimos algunos, Podemos no es sino una opción sistémica más. La pérdida del voto abstencionista de esta formación sería una victoria para el PP que, en cambio, busca asegurar, “prietas las filas”, su propio voto.
2.     Decepción de los votos recibidos desde anteriores votantes del PSOE -una parte muy significativa del total- que, visto lo visto, preferirán el original sistémico de su hasta hace poco referencia política.
  • Se aducirá que esa moderación de Podemos podría facilitar el entendimiento entre las formaciones a la izquierda del PP -que el PSOE esté a la izquierda del PP no significa que sea de izquierda. Cualquier formación está a la izquierda del PP-; entendimiento que, por mucho que se pretenda “desde abajo” y más “allá de un pacto entre siglas”, tendría en éstas últimas la espina dorsal de un cambio en la orientación de voto, porque sin organizaciones políticas no hay cambio de tendencia, pero nada más lejos de la realidad.


1.     Podemos y su prepotencia de nuevos triunfadores que nunca se habían visto en otra han creado muchos más recelos que simpatías en el resto de partidos. Por mucho que Pablo Iglesias, Monedero y Errejón hayan compartido actos públicos de debate sobre “la izquierda” con dirigentes del PSOE, desde Beatriz Talegón hasta Antonio Carmona o algunas personas en la organización hayan afirmado poco después de las europeas que están dispuestos a entenderse con el PSOE, si éste cambia, la realidad es que ambas organizaciones compiten por una franja común muy importante de votantes más situados en el centro izquierda que en la izquierda, sectores de clases medias que desean la vuelta de “los buenos tiempos” e impresionables políticamente con algún referéndum, alguna herramienta “participativa” 2.0 y unas primarias abiertas de vez en cuando. La confrontación con Podemos será más bien soterrada por parte del PSOE, que no puede permitirse el lujo de ser tan burdo como el PP en su consideración de antisistema de una organización que, en el fondo, busca la respetabilidad sistémica. Podemos, por su parte, es posible que intente mostrar un talante dialogante y “unitario”, si la nueva dirección que surja alrededor de Pedro Sánchez se consolida y logra una cierta recuperación de su imagen. Si se producen esos intentos de acercamiento, los sectores que votaron a Podemos creyendo que ésta era más de izquierdas de lo que es, lo abandonarán.
2.     Con IU la irrupción desestabilizadora le ha funcionado a medias. Ha puesto a los píes de la nueva formación a una parte importante de la dirección de la primera -dudo mucho que sea en la misma medida que sus bases y las de IU tienen tradición de díscolas-, ha logrado algunos cambios de cara en su Ejecutiva, más proclives al entendimiento con la organización del señor Iglesias -especialmente la de Alberto Garzón, que se presentará a las primarias con la intención de desplazar a Cayo Lara. Pero ha provocado la reacción de otro sector importante de la dirección de IU, que de forma no abierta pero sí resistente, se niega a perder la identidad política de su organización -al contrario que el señor Garzón- y a endeudarse al rebufo de Podemos. El caso de IU es particular porque esta organización ha demostrado, a lo largo de todas sus crisis internas, su voluntad de pervivencia nada desdeñable. No le será fácil a Podemos vampirizarla. 
  • La estrategia de sobreexposición del señor Iglesias saliendo al trapo de todas los ataques del PP y de su brazo mediático va a lograr que el telepredicador acabe, a no mucho tardar, con una imagen de quemado charlatán de feria. Lo poco gusta. Lo mucho harta, especialmente cuando todos esos debates y exhibiciones de pressing catch con los principales líderes del partido del gobierno sirven más para tapar la realidad sangrante de un país que para ponerla sobre el tapete porque ésta es la que debe ser protagonista y no los actores de la farsa. Al fin y al cabo, y por mucho que el “debate” del pasado fin de semana en La Sexta haya estado a punto de batir audiencias televisivas y se haya convertido en trending topic, acabará por recordar aquellos cruces de fuego entre Rajoy y Zapatero o entre Cañete y Valenciano en las pasadas europeas. Con el tiempo, esto no será capaz de disimular la incapacidad de Podemos para plantear propuestas y su propia levedad cuando las hacen: la cuestión de la deuda ya no está en no pagarla sino en auditarla, el apoyo a los eurobonos (en el que coincide con Draghi, Mallor, el PP y Hollande, entre otros. Unos antisistema estos chicos de Podemos), una idea defendida por el gran especulador internacional George Soros, mecenas de pseudoprogres y disidencias controladas.    
En definitiva, tenemos un escenario complejo a la vista, que se resume en

  • A pocos gestos para la galería que haga el PSOE, tipo la votación contra Juncker de sus europarlamentarios, la segunda fase de las primarias, que Pedro Sánchez ha despejado ya que se harán, ahora para elegir candidato a las elecciones europeas, algún otro cambio de cara, un mayor distanciamiento de este partido respecto al referéndum en Cataluña, los medios “progres” irán incrementando su apoyo al PSOE y rebajándolo poco a poco a Podemos porque una gran franja de los votantes de éste último partido provienen de allí y no son precisamente sectores izquierdistas. 
  • Ni el contexto español es el griego, ni al PSOE le espera el mismo destino que al  PASOK, porque el primero sí tiene quién le escriba (veremos con qué énfasis se  ponen a ello algunos periodistas de la progresía, ni Podemos es la fuerza central  de una Syriza, que no deja de ser socialdemocracia keynesiana, a la griega. Podemos,  por su parte, es el ya viejo discurso del 15M, con un cierto ajuste de marketing  político, dando vueltas sin fin dentro del bucle de una retórica sin contenido ni sustancia, ni sujeto transformador de la Historia.
  • La estrategia del PP y sus medios, de ungir a Podemos como su única oposición, es la acción de signo opuesto y, aunque a corto plazo fortalezca a esta última, fortalece mucho más a medio al primero porque la resultante de la esta jugada lleva a una operación aritmética entre las “izquierdas” que tiene más de resta que de suma. En este sentido es sumamente ilustrativa la reciente negación de María Dolores de Cospedal (PP) de estar alentando la fragmentación de la izquierda. Excusatio non petita...
  • Y es que es tan burdo, sobreactuado y artificial el enfrentamiento PP-Podemos, acusando al primero de comunista, bolchevique, amigo de terroristas, usuario de las técnicas de Goebbels o bolivariano que resulta hilarante. No creen en ese choque de trenes ni Aguirre, ni Cospedal ni tampoco Iglesias, por mucho ponga en ocasiones cara de haberse comido un limón cuando les responde, y por mucho que los fans de Podemos se diviertan de lo lindo expresando iracundamente sus fobias hacia quienes descalifican a su mesías. Ellos mismos también participan en este simulacro de lucha libre. Al fin y al cabo, está tan agradecido el señor Iglesias a esta publicidad tan gratuita que ha recogido el guante que el otro día le tiraba la lideresa Aguirre de invitarla a un debate en La Tuerka. Público, en un lapsus que evocaba los trucos de la lucha libre titulaba así la noticia: “Aguirre se enfrenatará a Pablo Iglesias en el plató de La Tuerka”. Sólo le faltó cambiar "plató" por "ring" o por "colchoneta". Luego, tras el debate, se podrían ir a tomar unas cañitas juntos para recuperarse del sudor del “tremendo cuerpo a cuerpo”, evocando las prácticas de los representantes institucionales que se tiran a degüello en los parlamentos para luego acabar cenando juntos. Todo muy rubalcabiano. Veremos en qué acaba la famosa querella de Podemos contra la lideresa y su escudero Inda.
En los próximos meses se verá cuál de las dos hipótesis se impone. O, tal vez, acabe produciéndose una combinación de ambas



Artículos relacionados:

Los fugados del PP levantan la voz: “Soy de derechas y voto a Podemos”


Bofetón del CIS a Génova: 100.000 votantes del PP apoyaron a Podemos el 25-M

El voto a Podemos no es un voto de clase: los ricos se decantan por Iglesias frente al PSOE



Pedro Sánchez Pérez-Castejón




Los oportunistas no nacen: se hacen. Artículos relacionados
En artículos relacionados, es una recopilación de artículos de Podemos

Casta y teoría del estado, es la hora de las definiciones. Artículos relacionados



La revolución no será banalizada-A propósito de PODEMOS (1ª, 2ª y 3ª Parte y final)





lunes, 21 de julio de 2014

Extendiendo la guerra del gas en el Levante

Por Thierry Meyssan

Después de 3 años de guerra contra Siria, los «occidentales» extienden deliberadamente su ofensiva a Irak y también a Palestina. Tras las aparentes contradicciones políticas entre partidos religiosos y partidos laicos, fuertes intereses económicos constituyen la verdadera explicación de esta estrategia. En el Levante, son muchos los grupos que han cambiado repetidamente de bando. Pero no debemos perder de vista que los yacimientos de gas siguen en los mismos lugares.

RED VOLTAIRE | DAMASCO | 21 DE JULIO DE 2014 



Como toda guerra implica la formación de una coalición, es muy natural que persiga múltiples objetivos ya que debe satisfacer los intereses particulares de cada miembro de la coalición.


Desde ese punto de vista, los combates que actualmente sacuden Palestina, Siria e Irak tienen como común denominador el hecho que los dirige un bloque que Estados Unidos ha organizado en contra de los pueblos que se le resisten y también que trata de concretar su plan de rediseño del «Medio Oriente ampliado» (Great Middle East) y de modificar el mercado mundial de la energía.


Sobre este último punto, dos cosas pueden cambiar: el trazado de los gasoductos y oleoductos y la explotación de nuevos yacimientos [1].


La guerra por el control de los pipelines en Irak


Desde el inicio de la guerra contra Siria, la OTAN ha estado tratando de cortar la vía de abastecimiento Teherán-Damasco (NIORDC, INPC) para favorecer corredores de circulación que permitan llevar hacia la costa siria tanto el gas de Qatar (ExxonMobil) como el de Arabia Saudita (Aramco) [2].


Un paso decisivo se concretó con la ofensiva emprendida en Irak por el Emirato Islámico, que dividió el territorio iraquí casi de arriba abajo dejando a Irán de un lado y del otro a Siria, Líbano y Palestina [3].


Este visible objetivo determina quién venderá su gas en Europa y, en dependencia del volumen del abastecimiento, a qué precio podrá venderlo. Eso basta para explicar la implicación de los 3 principales exportadores de gas (Rusia, Qatar e Irán) en esta guerra.


La guerra por la conquista del gas sirio


La OTAN ha agregado un segundo objetivo: el control de las reservas de gas del Levante y su posterior explotación. Todo el mundo sabe desde hace décadas que el sur del Mediterráneo encierra grandes yacimientos de gas natural –localizados en las aguas territoriales de Egipto, Israel, Palestina, Líbano, Siria, Turquía y Chipre. Pero sólo los «occidentales» sabían desde 2003 cómo estaban repartidos esos yacimientos y cómo se extendían bajo la plataforma continental.


Como reveló en aquel momento el profesor Imad Fawzi Shuebi [4], una compañía noruega llamada Ansis realizó legalmente en Siria un trabajo de medición del país en cooperación con la compañía petrolera nacional. Ansis trabajó también con otra compañía –igualmente noruega– llamada Sagex. Ambas compañías noruegas sobornaron a un responsable de los servicios secretos, realizaron secretamente una serie de investigaciones tridimensionales y descubrieron la increíble importancia de las reservas sirias de gas, que resultaron ser incluso más grandes que las de Qatar.


Posteriormente, Ansis pasó a ser propiedad de Veritas SSGT, una compañía franco-estadounidense con sede en Londres. Los datos que había recogido fueron revelados de inmediato a los gobiernos de Francia, Estados Unidos, Reino Unido e Israel, que rápidamente establecieron una alianza para destruir Siria y robar el gas de ese país.


En 2010, Estados Unidos confió a Francia y al Reino Unido la tarea de recolonizar Siria. París y Londres formaron entonces una coalición que designaron con el nombre de «Amigos de Siria». Esta coalición conformó un «Grupo de Trabajo para la Reconstrucción Económica y el Desarrollo» que se reunió, en mayo de 2013, en los Emiratos Árabes Unidos, bajo la presidencia de Alemania [5]. Unos 60 países se repartieron entonces el pastel que todavía no habían conquistado. Por supuesto, la mayoría de los países participantes en aquel encuentro ignoraban lo que habían descubierto las compañías Ansis y Sagex. El Consejo Nacional Sirio estaba representado en aquel grupo de trabajo por Osama al-Kadi, ex responsable en British Gas de la aplicación de las estrategias militares al mercado de la energía.


No fue hasta el verano de 2013 que el gobierno sirio tuvo conocimiento de los descubrimientos de la Ansis y la Sogex, lo cual le permitió comprender cómo había logrado Washington montar la coalición que estaba tratando de acabar con el Estado sirio. A partir de aquel momento, el presidente sirio Bachar al-Assad ha firmado varios contratos con empresas rusas con vistas a la futura explotación del gas sirio.


El gas en Israel, en Palestina y en Líbano


Por su parte, British Gas exploraba las reservas palestinas. Pero Israel se oponía al inicio de su explotación por temor a que los palestinos utilizaran los ingresos para comprar armas.


En julio de 2007, el nuevo enviado especial del Cuarteto (ONU, Unión Europea, Rusia, Estados Unidos) Tony Blair negoció un acuerdo entre palestinos e israelíes, acuerdo que debía permitir la explotación de los yacimientos Marine-1 y Marine-2, en las aguas territoriales de Gaza. El entonces primer ministro de la Autoridad Palestina, Salam Fayyad, aceptó que British Gas depositara los ingresos de la Autoridad Palestina en una cuenta bancaria bajo control de Londres y Washington para garantizar que esos fondos se destinaran al desarrollo económico.


En aquella época, el ex jefe del estado mayor de las fuerzas armadas israelíes, general Moshe Ya’alon, publicaba en el sitio web del Jerusalem Center for Public Affairs un estruendoso artículo donde observaba que el acuerdo negociado por Tony Blair no resolvía el problema ya que, en definitiva, el Hamas acabaría teniendo acceso a una parte de aquel dinero mientras estuviese en el poder en Gaza. El general Ya’alon concluía que la única manera de garantizar que los ingresos del gas palestino no financiaran la Resistencia sería emprender «una operación militar global para arrancar de raíz el Hamas de Gaza» [6].


En octubre de 2010 las cosas se complicaron aún más cuando Noble Energy Inc. descubrió un mega yacimiento de gas offshore, el Leviathan, que abarca parte de las aguas territoriales israelíes y libanesas. El Leviathan venía a agregarse al yacimiento Tamar, descubierto en 2001 por British Gas en aguas israelíes [7].


El Líbano, por iniciativa del Hezbollah, presentó de inmediato el caso a la ONU e hizo valer sus derechos de explotación. Pero, ignorando las protestas libanesas, Israel comenzó a explotar unilateralmente el gas de los bolsones que abarcaban las aguas de ambos países.


La guerra por el gas palestino


La actual ofensiva de Israel contra la franja de Gaza tiene varios objetivos. En primer lugar, el Mossad organizó el anuncio del secuestro y asesinato de 3 jóvenes israelíes para impedir que el parlamento adoptara una ley que prohibiría la liberación de «terroristas» [8]. Y posteriormente, el general Moshe Ya’alon, hoy ministro de Defensa, utilizó ese pretexto para desatar una ofensiva contra el Hamas, aplicando así su análisis de 2007 [9].


El nuevo presidente de Egipto, general Abdel Fattah al-Sissi, contrató como consejero a Tony Blair, quien sin embargo no ha creído necesario renunciar a sus funciones como representante del Cuarteto [10]. Prosiguiendo la defensa de los intereses de British Gas, Blair sugirió entonces una «iniciativa de paz» totalmente inaceptable para los palestinos, iniciativa naturalmente rechazada por los palestinos pero aceptada por Israel. Es evidente que el objetivo de esa maniobra es proporcionar al ejército israelí la oportunidad de «arrancar de raíz el Hamas de Gaza». Y no es casual que el salario que recibe Tony Blair como consejero del presidente egipcio no proceda del presupuesto egipcio sino de las arcas de los Emiratos Árabes Unidos.


Como de costumbre, Irán y Siria han aportado su respaldo a la Resistencia palestina (la Yihad Islámica y el Hamas), demostrando así a Tel Aviv que pueden hacerle pagar en Palestina el daño que Israel les ha hecho en Irak a través del Emirato Islámico y del clan kurdo de los Barzani.


Lo único que permite llegar a una comprensión correcta de los acontecimientos es su lectura bajo el ángulo de los intereses en materia de control de las fuentes de energía ya que –desde el punto de vista político– no es de interés para Israel destruir el Hamas, movimiento a cuya creación contribuyó para debilitar a al-Fatah. Tampoco es interés de Siria ayudar el Hamas a resistir, tratándose de un movimiento que se alió con la OTAN y que ha enviado yihadistas a luchar contra el Estado sirio. La fase de la «primavera árabe», destinada a poner la Hermandad Musulmana en el poder en todos los países árabes, ha quedado atrás y no debemos olvidar que el Hamas no es otra cosa que la rama palestina de esa cofradía.


En definitiva, el imperialismo anglosajón actúa siempre en función de las ambiciones económicas que él mismo impone sin importarle las lógicas políticas locales. Lo que define de forma realmente duradera las fuerzas que conforman la dinámica del mundo árabe no es la diferencia entre partidos religiosos y laicos sino el hecho de estar en el bando de quienes colaboran con el imperialismo o en el bando de quienes han optado por la resistencia.



Fuente 
             
[1] «La guerra en Siria: ¿una guerra por la energía?», por Alexandre Latsa,RIA Novosti / Red Voltaire, 19 de septiembre de 2013.


[2] «Yihadismo e industria petrolera», por Thierry Meyssan, Al-Watan /Red Voltaire, 23 de junio de 2014.


[3] Ese objetivo no es nuevo. Ver: «Siria: la OTAN apunta al gasoducto» y «Siria: la carrera por el oro negro», por Manlio Dinucci, Il Manifesto /Red Voltaire, 13 de octubre de 2012 y 2 de abril de 2013.


[4Syrie: 10 ans de résistance, emisión de televisión en 6 capítulos, concebida y producida por Thierry Meyssan, transmitida por la televisión satelital siria en junio de 2014. La versión disponible a través de internet está enteramente en francés o subtitulada en francés, exceptuando algunas intervenciones del general estadounidense Wesley Clark, del analista mexicano Alfredo Jalife y del general ruso Leonid Ivashov. Por otra parte, el profesor Shueibi ya había ofrecido un esbozo de la cuestión, antes de tener información sobre los descubrimientos de las compañías Ansis y Sagex, en el trabajo titulado «Siria, centro de la guerra del gas en el Medio Oriente», por Imad Fawzi Shueibi, Red Voltaire, 13 de mayo de 2012.


[5] «Les “Amis de la Syrie” se partagent l’économie syrienne avant de l’avoir conquise», por German Foreign Policy, Horizons et débats / Réseau Voltaire, 14 de junio de 2012.


[6] «Does the Prospective Purchase of British Gas from Gaza Threaten Israel’s National Security?», por el teniente general (retirado) Moshe Yaalon, Jerusalem Center for Public Affairs, 19 de octubre de 2007. «Ya’alon: British Gas natural gas deal in Gaza will finance terror», por Avi Bar-Eli, Haaretz.


[7] «¿Se modifican las cartas geopolíticas en la cuenca del Levante e Israel?», por F. William Engdahl, Red Voltaire, 3 de junio de 2012.


[8] «El jefe del Mossad había vaticinado el secuestro de los tres jóvenes israelíes», por Gerhard Wisnewski, Red Voltaire, 11 de julio de 2014.


[9] «IDF’s Gaza assault is to control Palestinian gas, avert Israeli energy crisis», por Nafeez Ahmad, The Guardian, 9 de julio de 2014. «Gaza: el gas en la mirilla», por Manlio Dinucci, Il Manifesto/Red Voltaire, 18 de julio de 2014.



Pinchando la fuente verás más artícilos.



Gaza: el gas en la mirilla
Este artículo es una recopilación de artículos relacionados




Gaza: el gas en la mirilla



Por Manlio Dinucci

Y sigue la guerra por el gas. Después de haber atacado Siria y haberse repartido el gas de ese país antes de lograr conquistarlo, los occidentales atacaron Irak –utilizando para ello el Emirato Islámico– para cerrar el camino al gasoducto entre Irán y Siria. Y ahora están tratando de acabar con el Hamas que es, como las demás ramas de la Hermandad Musulmana, un aliado de Washington, pero se opone al saqueo del gas palestino.

RED VOLTAIRE | 18 DE JULIO DE 2014 



Para encontrar una de las causas del ataque israelí contra Gaza hay que profundizar porque esa causa se halla exactamente a 600 metros por debajo del nivel del mar y a 30 kilómetros de la costa de la franja de Gaza. Allí, en las aguas territoriales palestinas, se encuentra un importante yacimiento de gas natural, el llamado Gaza Marine, estimado en 30 000 millones de metros cúbicos y de un valor de varios miles de millones de dólares. Según un mapa elaborado por la agencia gubernamental estadounidense U.S. Geological Survey también existen otros yacimientos de gas y de petróleo en tierra firme, en Gaza y en Cisjordania.


En 1999, mediante un acuerdo firmado por Yaser Arafat, la Autoridad Palestina confía la explotación de Gaza Marine a un consorcio conformado por British Group y la compañía privada palestina Consolidated Contractors, que disponen respectivamente del 60 y el 30% de las acciones. El 10% restante correspondería al Fondo de Inversiones de la Autoridad Palestina. Se perforan 2 pozos, Gaza Marine 1 y Gaza Marine 2. Pero nunca llegan a iniciar la producción porque Israel, que quiere todo el gas a precios ínfimos, los bloquea.


A través del ex primer ministro británico Tony Blair, enviado del «Cuarteto para el Medio Oriente», se prepara un acuerdo con Israel, que priva a los palestinos de las tres cuartas partes de los futuros ingresos del gas y pone la parte que les toca en una cuenta internacional bajo control de Washington y Londres.


Pero, inmediatamente después de ganar las elecciones de 2006, el Hamas rechaza ese acuerdo, calificándolo de robo, y exige su renegociación. En 2007, el actual ministro israelí de Defensa Moshe Ya’alon declara que «el gas no podrá extraerse sin una operación militar que ponga fin al control del Hamas en Gaza».


En 2008, Israel desata contra Gaza la operación «Plomo Fundido». En septiembre de 2012, la Autoridad Palestina anuncia que, a pesar de la oposición del Hamas, ha reanudado las negociaciones con Israel sobre la cuestión del gas. Dos meses después, la admisión de Palestina en la ONU como «Estado observador no miembro» fortalece la posición de la Autoridad Palestina en las negociaciones. Pero Gaza Marine sigue bloqueado, lo cual impide que los palestinos puedan explotar la riqueza natural existente en su territorio.


La Autoridad Palestina se lanzó entonces por otro camino. El 23 de enero de 2014, durante el encuentro del presidente palestino Abbas con el presidente ruso Putin, se discutió la posibilidad de confiar a la compañía rusa Gazprom la explotación del yacimiento de gas de las aguas de Gaza. Así lo anuncia la agencia Itar-Tass, subrayando que Rusia y Palestina tienen intenciones de fortalecer la cooperación bilateral en el sector energético. En ese marco, además de la explotación del yacimiento marítimo de gas, se prevé también la de un yacimiento de petróleo en los alrededores de la ciudad palestina de Ramallah, en Cisjordania. Y la compañía rusa Technopromexport está dispuesta a participar en la construcción de una termoeléctrica de una potencia de 200 MW en la misma zona.


La formación de un nuevo gobierno palestino de unidad nacional, el 2 de junio de 2014, acrecienta las posibilidades de concretar el acuerdo entre Palestina y Rusia.


Diez días después, el 12 de junio, se anuncia el secuestro de los 3 jóvenes israelíes, encontrados muertos el 30 de junio, proporcionando así el casus belli que da inicio a la operación «Margen protector» contra la franja de Gaza. Operación que forma parte de la estrategia de Tel Aviv, que busca apropiarse de las reservas energéticas de toda la cuenca del Levante, incluyendo las de Palestina, las del Líbano y las de Siria.


Y también encaja en la estrategia de Washington que, con su apoyo a Israel, trata de garantizarse el control de todo el Medio Oriente impidiendo que Rusia vuelva a ganar influencia en la región.

Estamos ante una mezcla explosiva, cuyas víctimas son –otra vez– los palestinos.

Fuente 





Guerra y Gas Natural: La invasión israelí y yacimientos marinos de gas de Gaza



Jefe del Mossad predijo el secuestro de tres jóvenes





domingo, 20 de julio de 2014

La revolución no será banalizada-A propósito de PODEMOS (1ª, 2ª y 3ª Parte y final)



NOTA DEL EDITOR DE ESTE BLOG: Esta revista es de las tantas tendencias de partidos trotskistas que hay en el mundo.De los diferentes contenidos de la revista, de algunos estoy encontra de los análisis que hacen, por ejemplo ver revoluciones socialistas en las revoluciones que colores (http://luchadeclases.org/internacional/temas/revolucion-paises-arabes.html)y como también la revolución de colores  o disidencia controlada del movimiento del 15M (http://luchadeclases.org/inicio/estado-espanol/movimiento-15m.html) y además hay artículos en la revista que dan apoyo a PODEMOS. Con respecto estos artículos, hace un análisis marxista revolucionario.




Escrito por David Rey

Viernes 09 de Mayo de 2014

Suelen reprocharnos a los marxistas que defendemos ideas viejas. A esto respondemos: si defendemos las “viejas” ideas del marxismo es porque perviven los mismos viejos problemas del capitalismo – la explotación, la pobreza, la miseria, las guerras, y la desigualdad creciente entre ricos y pobres.



La validez de las ideas no tiene que ver con su antigüedad, sino con su utilidad. La rueda fue inventada hace 7.500 años y nadie duda de su enorme utilidad aún en la sociedad moderna; sigue teniendo forma circular y girando alrededor de un eje. Pero tendrían serios problemas quienes, con la pretensión de inventar una rueda “nueva”, le dieran una forma cuadrada o rectangular, convirtiéndola en algo inútil para el propósito que se precisa.


Lo “nuevo” de Podemos


PODEMOS, plataforma electoral impulsada por el profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Pablo Iglesias, tertuliano asiduo de La Sexta, Cuatro y otros programas de radio y TV, ha emplazado a la juventud y a sectores de la población no organizados, a que le den la espalda a la “vieja” izquierda y a sus ideas anticuadas, y a que se les unan en un movimiento “nuevo” con ideas “nuevas”.


PODEMOS plantea que tiene ideas “nuevas” que le van a permitir “desbordar” los límites de la izquierda “que no pasa del 15%”. Según sus máximos dirigentes, quieren ganar las elecciones “con al menos el 50% de los votos”, y quieren hacerlo ahora.


Según los referentes de PODEMOS, Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, ya no tiene sentido la vieja división entre “Izquierda” y “Derecha”. Dicen que la palabra “izquierda” asusta o aleja a un sector de la población, lo que resta votos. En su lugar, proponen la dicotomía “Democracia” contra “Dictadura”, “demócratas” contra “no demócratas”. PODEMOS plantea que la emoción, el sentimiento, deben ocupar un lugar central en la política y por ello quieren arrebatar a la “derecha” el patrimonio de los términos “patria” y “patriota”, e incorporarlos a su ideario político. Se supone que eso sí les dará más votos. No reconocen la división entre clases sociales como el eje central de la sociedad; el objeto de su agitación son los “ciudadanos”, que deben “empoderarse”, un neologismo de significado ambiguo, que puede asimilarse a algo así como asumir el poder.


En esta iniciativa política e ideológica, los compañeros de PODEMOS vienen acompañados de otras corrientes y organizaciones, como Izquierda Anticapitalista, que por razones que se nos escapan aún sigue definiéndose a sí misma como “marxista”, y que ha manifestado su solidaridad con estos planteamientos de PODEMOS.


No hay lugar en el espacio de un artículo para tratar a fondo todos los aspectos políticos e ideológicos que plantea PODEMOS, por lo que tocaremos varios de ellos en el presente artículo y abordaremos otros en un segundo artículo.


Ciudadanos




Como decíamos, PODEMOS hace sujeto de su apelación a los “ciudadanos”. El concepto moderno de “Ciudadano” nace con la revolución burguesa – especialmente en la Gran Revolución Francesa – con el significado de que los seres humanos nacen “iguales” en derechos. Pero el concepto “ciudadano”, en la sociedad capitalista, ya fue situado hace tiempo en sus justos términos por el escritor francés Anatole France, cuando proclamó: “La ley, en su majestuosa igualdad, prohíbe tanto a los ricos como a los pobres dormir debajo de los puentes, pedir en las calles, y robar el pan”.


Efectivamente, Emilio Botín, Florentino Pérez, Mariano Rajoy, la Infanta Cristina, Artur Mas, son todos “ciudadanos” con iguales derechos políticos a los trabajadores de Coca-Cola amenazados con despidos y cierres de fábrica, a las 300.000 familias desahuciadas de sus viviendas y a los más de 100.000 jóvenes españoles emigrados en busca de trabajo fuera de nuestras fronteras.


Analizar la estructura de la sociedad partiendo del concepto de “ciudadanía” nos lleva a enfrentarnos a la siguiente contradicción: ¿qué hace que en una sociedad de “ciudadanos”, nacidos iguales en derechos políticos y legales, se desarrollen intereses diferentes y opuestos? ¿Por qué el bienestar de un grupo determinado de “ciudadanos”, tales como banqueros y grandes empresarios, necesita del malestar de la gran mayoría de los “ciudadanos”, tales como trabajadores, estudiantes y pensionistas?


Bienestar significa satisfacer medios de vida que hacen dichosa la existencia de los ciudadanos en una sociedad dada. Estos medios de vida son la comida, la vivienda, el vestido, la atención sanitaria y educativa, viajar y conocer mundo, acceder al conocimiento y a la cultura, etc. Pero dichos medios de vida no brotan en la sociedad moderna directamente de la naturaleza – del aire, del agua, del sol, de la lluvia, de los árboles, o de la caza y de la pesca – como lo hacían en un pasado remoto de nuestra especie. La vivienda, la ropa, la comida, viajar, la cultura, etc. – todas las cosas que conforman los fundamentos de nuestro “bienestar” y de nuestra sociedad – sólo pueden satisfacerse a través de medios u objetos que proceden del trabajo humano. Es, pues, la manera en que se organiza la producción social de los medios de vida (el trabajo en el seno de la sociedad) y el acceso al fruto de dicho trabajo social lo que configura nuestra sociedad. Los ciudadanos no se relacionan entre sí como miembros de una comunidad humana abstracta de individuos iguales, sino como grupos humanos que ocupan lugares diferentes en la división social del trabajo y en el acceso a sus productos.


Luego, la base sobre la que se estructura nuestra sociedad no la constituye la “ciudadanía” – como afirma PODEMOS – sino la manera en que se organiza la división social del trabajo y el acceso a los medios de vida que emanan de la misma.


El lugar donde hay que buscar la base sobre la que funciona la sociedad es su estructura económica, no la política, las leyes o la democracia. Todos estos elementos derivan y toman forma a partir de lo primero.

Sociedad de clases y democracia




Nuestra sociedad está configurada, en sus rasgos fundamentales, de una parte, por la minoría de ciudadanos que ostenta la propiedad de los factores que producen, distribuyen y venden los medios de vida de los que depende toda la sociedad– la clase capitalista o burguesa –; y, de otra parte, por la mayoría de ciudadanos que sólo puede adquirir dichos medios de vida trabajando para los primeros a cambio de un salario – la clase obrera o trabajadora. Estos últimos constituyen el 75%-85% de la población en los países capitalistas desarrollados, y una proporción creciente en gran parte de los países del llamadoTercer Mundo, e incluyen también a los trabajadores del Estado y a los desempleados, que no son más que trabajadores sin ocupación.


La clase capitalista adquiere su riqueza, poder y privilegios en la sociedad apropiándose de la mayor parte del trabajo que no le paga a la clase obrera, y que obtiene con la venta de los medios de vida producidos – las mercancías – cuyo precio incluye ese trabajo no pagado a la clase obrera.


Ciertamente, existe una franja de la población que trabaja por sus propios medios – pequeños propietarios, profesionales, etc. – pero carece de la fuerza numérica y de la relevancia social y económica que ostenta la clase obrera.


La causa de que una minoría de poderosos imponga su voluntad a la mayoría de la población no es, como afirma PODEMOS, la “falta de democracia”, sino el control que la clase capitalista ejerce sobre la producción de los medios de vida que necesita el conjunto de la sociedad. Lo que hace poderosa a esa minoría de la población es la dependencia que sufre la mayoría de la sociedad del control que ejercen sobre la economía ese puñado de grandes empresarios y monopolios que dominan la industria, la agricultura, el comercio y los bancos.

Un programa concreto


De manera, que sólo a través de un proceso de transformación social que expropie la gran propiedad a los grandes capitalistas y la transfiera al conjunto de la sociedad será posible tomar nuestro destino en nuestras manos, controlando y administrando la riqueza social como propiedad común, de manera democrática. De esta manera, podríamos disponer de los recursos suficientes para resolver los problemas acuciantes que padecemos, y que la democracia deje de ser una palabra vacía y se llene de verdadero contenido. En definitiva, sólo terminando con la sociedad de clases, podremos terminar con la dictadura velada del gran capital y con la barbarie que genera el sistema capitalista.



Por eso, quien acepta la existencia de la gran propiedad capitalista tiene que aceptar sus consecuencias. Los gobiernos de los países capitalistas no son, entonces, más que una junta que administra los negocios comunes de toda la burguesía. Por eso gobiernan contra el pueblo. Se puede echar a los actuales gobernantes y elegir a otros, se puede reformar la Constitución e instaurar el sistema de elecciones primarias abiertas para elegir a los candidatos de los partidos, podemos elegir incluso un gobierno formado por las personas más honestas y democráticas imaginables, y hasta proclamar la República; pero nada sustancialcambiará mientras las palancas fundamentales de la economía permanezcan en manos de unos pocos y no estén en manos del conjunto de la población para que las administre de manera democrática para la satisfacción de las necesidades sociales, y no para enriquecer “a los de arriba”; es decir, hablando con propiedad, a los banqueros y grandes empresarios.


Los compañeros de PODEMOS suelen poner como ejemplo de su modelo a los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Bolivia o Argentina; pero estamos viendo que – pese a los avances sociales habidos en dichos países – en la medida que las palancas fundamentales de la economía siguen en manos de oligarquías antipopulares, éstas usan su poder para boicotear la economía y desestabilizar a dichos gobiernos, provocando el desabastecimiento, la subida de los precios, la fuga de capitales al extranjero, y disturbios callejeros, con el fin de hacer caer a esos gobiernos o propiciar golpes de Estado, como fue el caso de Honduras o Paraguay.


En la medida que PODEMOS no incluya en su programa – y no lo hace – la expropiación de los grandes capitalistas, monopolios y bancos – y lo lleve a la práctica si alguna vez fuera gobierno – será un juguete en manos de esas fuerzas oscuras de la sociedad una vez llegue al poder. Por tanto, fracasará en su intento de transformar la sociedad, frustrando las ilusiones de quienes le depositaron su confianza. Esta es la importancia de dotarse de un programa correcto, que se deriva de un estudio científico de la realidad y no de la mera voluntad o de una visión idealista abstracta, confusa y ambigua sobre la “democracia”, la “dictadura” y la “ciudadanía”.