viernes, 21 de noviembre de 2014

¡Podemos! ¿Podemos?




NOTA DEL EDITOR DE ESTE BLOG: Le he añadido artículos y enlaces relacionados

20/11/2014 

Desde que Podemos alcanzó el principal protagonismo mediático en España, las movilizaciones y las protestas han descendido de forma más que notable. Al parecer, su irresistible ascenso está canalizando las energías de la izquierda hacia su opción política, mermando a la vez la respuesta crítica en la calle.


Nadie se atreve a convocar una manifestación sin el concurso público o la aquiescencia tácita de Podemos y sus líderes. Da la sensación de que han desaparecido del mapa las voces contestatarias de las mareas ciudadanas, los movimientos sociales, los sindicatos y las fuerzas parlamentarias nominalmente de izquierdas más allá del PSOE.


Plazas y calles se encuentran desiertas de efervescencia social. El inflijo Podemos y el factor corrupción están cortando de cuajo las iniciativas populares. La situación descrita es extraña y da mucho que pensar.


En pocos meses, Podemos ha crecido desde la nada absoluta a convertirse en alternativa de gobierno, gracias sobre todo a la publicidad gratuita que han hecho a su marca los principales medios de comunicación, a la cabeza de los cuales se encuentran La Sexta y Público.
A precio de mercado, ¿cuánto habría tenido que pagar un partido político a los medios de comunicación por la propaganda de balde ofrecida en bandeja a Podemos? Así, desde luego, no hace falta pedir créditos a los bancos. ¿Qué ganan la casta mediática y la financiera con el endiosamiento de Pablo Iglesias?


Siguiendo la teoría de Iglesias y sus correligionarios, es de recibo que también serán casta para ellos los propietarios en la sombra de los mass media que invitan y ceden los espacios informativos a su formación política. Cabe suponer, además, que esos dueños capitalistas no se estarán haciendo el harakiri o inmolando por que sí. Sin duda que esperarán sacar provecho en el futuro de su inversión actual en los activos “revolucionarios” de Podemos.


Echando una ojeada a Google observamos que la búsqueda en la web arroja alrededor de 8 millones de resultados para el PP y Mariano Rajoy, menos de uno para IU y Cayo Lara y aproximadamente 5 millones para el PSOE y Pedro Sánchez y también, unas décimas por encima, para Podemos y Pablo Iglesias. Es decir, Podemos ha desbancado a IU del tercer puesto y se ha encaramado en un santiamén al segundo lugar tras el PP.


Presencia mediática gratuita


A bote pronto, usando también a Google como herramienta de análisis, Podemos genera ahora mismo tres veces más noticias que el PP, seis veces más que el PSOE y 10 veces más que IU. Resulta evidente que la simple capacidad comunicativa y carisma de Pablo Iglesias no es suficiente razón para explicar estos datos. Existe un plus de influencia que obedece a la presencia casi permanente de Podemos en las pantallas de televisión, ondas radiofónicas y titulares de prensa.


En estos momentos de inquietante paz social, Podemos vive en la fase publicitaria en que lo importante y decisivo es que se hable de ellos, da lo mismo que sea para bien o para mal. La replicación viral de comentarios y noticias que tiene como santo y seña su marca expande sus siglas exponencialmente, al tiempo que reduce la presencia de otras alternativas que pudieran competir directamente por su espacio sociológico y político.


Todo vale para Podemos. Su indefinición ideológica y sus juegos dialécticos de malabares inciden en lo obvio, en el sentir de cabreo generalizado de la calle que se expresa de manera poco sofisticada o elaborada. Dicen lo evidente, lo que se quiere escuchar.


Objetivamente, Podemos está asumiendo un rol de pararrayos social excelente para el régimen capitalista español. La gente se haya ilusionada con un hipotético cambio de rumbo y de mejora en sus expectativas personales, muy similar a las querencias blancas que se orquestan en derredor de certámenes deportivos internacionales donde acuden las selecciones españolas. La masa se mueve por emociones simples, también en política.


Podemos está convirtiendo la participación virtual en una suerte de movilización perezosa a través de las redes sociales y la tecnología informática. La voz colectiva se ha sustituido por la cómoda suma de voluntades anónimas digitalizadas. ¿Para qué salir a la calle y hacer explícitas las opiniones colectivas? Podemos se resiste a encabezar algarabías reivindicativas. Mejor que lo hagan otros, si se atreven a ello. En cualquier caso, con adherirse de boquilla a las pancartas es suficiente. Luego explicarán sus portavoces autorizados que sus militantes se sumaron a las manifestaciones si pegatinas visibles, como sencillos ciudadanos de a pie. Saben perfectamente que hoy con eso les basta para abrir sus alforjas y que caigan del cielo votos, parabienes y adhesiones de fans enardecidos.


Democracia virtual sin debates cara a cara


La democracia de nuevo cuño de la que tanto presumen los mentores y exégetas de Podemos dan los mismos resultados que los procedimientos seguidos en otras formaciones políticas de mayor recorrido histórico. Se presentan centenares de candidatos pero solo tienen oportunidad real de ganar los machos alfa que cuentan con un aval mediático abrumador sobre los meros comparsas u outsiders.


Podemos ha llegado a ser lo que es en un tiempo récord. Extraña que una formación de izquierdas transformadora alcance un estatus político tan elevado a una velocidad tan inusitada, cuando otros partidos situados en el mismo espectro ideológico (idéntico al que se le supone a Podemos) precisan de largos años o décadas incluso para conseguir una presencia electoral influyente en el panorama social y parlamentario o, cuando menos, significativa.


De alguna manera, Podemos huele a una reedición rápida del PSOE de 1982, una alternativa tolerable para el sistema con discurso radical y contenidos programáticos asumibles por los poderes fácticos. Esa palabra audaz engancha con facilidad al potencial electorado de izquierdas, que ante una opción con visos de ser mayoría cede en las cuestiones ideológicas fundamentales para dar un paso al frente y sentirse ganador por un día, semanas o meses hasta que la realidad le lleve de nuevo a la frustración y la desidia. El efecto acordeón es típico de masas poco comprometidas e ideologizadas.


Para el poder establecido un referente fuerte como Podemos polariza las reivindicaciones más profundas de la calle al tiempo que las encauza en el sistema y las va desactivando paulatinamente. Además, el nuevo escenario previsible serviría para ofrecer una imagen de regeneración y democracia real de modo público y expreso. Es decir, un lavado de fachada intenso o un impulso de renovación colorista para que todo siguiera igual sin haberse tocado las estructuras de poder que permanecen en la sombra.


El movimiento Podemos socavará asimismo los residuos más izquierdistas de IU, siglas que pueden tocar fondo, si es que no besan la lona por fuera de combate, en los próximos comicios generales. Ya existen escarceos de las nuevas izquierdas clásicas más proclives a entendimientos con el PSOE y a converger con quien sea que dinamitarán a IU incluso desde dentro. Cayo Lara ha sido la primera pieza en caer. Seguirán otras a buen seguro.




La presunta ruptura de Podemos con la transición posfranquista suena a eslogan propagandístico de enganche sin argumentos convincentes. Se trata de una andanada verbal, transversal y efectista para hacerse un hueco virginal en el futuro inmediato y aparecer ante la opinión pública como la novedad absoluta en el mercadillo político. Destierran la lucha de clases por antigua y porque puede causar miedo o desbandada en un fragmento del electorado poco politizado, de perfil consumista y estética progre-blanda.


De un plumazo echan por tierra la memoria histórica más emblemática de la izquierda comunista, socialista y anarquista, la de su lucha encomiable contra la dictadura. Los dirigentes (tele) dirigidos mediática y digitalmente de Podemos son todos jóvenes, no habiendo integrado ninguna otra sensibilidad generacional en sus órganos ejecutivos. Y menos aún, ideas o matices distintos a los representados por la vanguardia al frente de la formación.


Podemos, a lo que parece, es hijo de la situación puntual, sin raíces en la realidad social y sin maduración suficiente en el movimiento obrero. En ese sentido da la sensación de ser un bebé lanzado a la vida extrauterina antes de tiempo, rompiendo el cordón umbilical con su madre (el pasado) de forma violenta y desagradecida.


Los dirigentes de Podemos no quieren referencias de ningún tipo, solo inaugurar un tiempo nuevo improvisando sobre la marcha. Poco más se puede decir de un ente artificial del que se desconoce el lenguaje interno en el que están codificados sus genes. Eso que llaman tiempo nos dirá si la historia escribirá Podemos entre signos de admiración o respondiendo negativamente a las espurias expectativas creadas desde la pura nada. Eso sí, con el apoyo formidable del imperio mediático. ¿Habría salido del anonimato Iglesias sin la ventana gratuita de la televisión? No subestimemos a la casta que mueve los hilos desde la trastienda. Una subida tan veloz al estrellato suele acabar en estrépito las más de las veces. Flores de un día menudean tanto en campos frondosos y como en territorios áridos.




“El Proyecto Podemos” ¿Será viable, o será una trampa del Régimen?


OPERACIÓN COLETA O DE CÓMO EL PODER EMPRESARIAL EXTORSIONA A I.U.




Caballos de Troya en I.U.


EFECTOS DE LA “OPERACIÓN COLETA” (PODEMOS2):“TRÁIGANME LA CABEZA DE CAYO LARA
16 de junio de 2014


CONVERGER NO ES FOLLARSE LA DEMOCRACIA INTERNA









"Alberto Garzón será el mejor candidato" Tania Sánchez



Las nuevas Tuerkas

Tania Sánchez, trabaja en la nueva Tuerkas





Manolo Monereo. Politólogo y miembro del Consejo Político Federal de IU.





Algunas perlas de la entrevista
El politólogo y miembro del Consejo Político Federal de IU apuesta por una "alianza estratégica" con la formación de Iglesias para "anclar por la izquierda" el proceso de cambio político y social.
Valorado y odiado a partes iguales en su organización, tiene claro que Podemos sin IU sufrirá mucho en su andadura política. Confía en Alberto Garzón para dirigir el cambio en IU y sólo tiene buenas palabras para Cayo Lara, que dos días después de esta entrevista anunció que no sería candidato de IU a las elecciones generales de 2015.



Otro caballo de Troya

Chema Ruiz ¿activista por libre?

Actualización 15M 2013: Actualmente es responsable de movimientos sociales de IU Federal.



Cayo Lara: "Yo también estoy indignado. Mi libertad de expresión no me la pueden quitar"
15/6/2011
Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida, ha pasado por 'La Ventana' tras ser zarandeado cuando participaba en una protesta por el desahucio de una familia en el barrio de Tetuán, en Madrid, al hacer declaraciones a los medios de comunicación


3/08/2014

Cayo Lara despeja a Alberto Garzón el camino del liderazgo en IU


Cayo Lara no se presentará a las primarias de IU




Cayo Lara renuncia a presentarse como candidato a las próximas elecciones
La decisión de Cayo Lara deja el camino libre a Alberto Garzón







martes, 18 de noviembre de 2014

PODEMOS, LA RUEDA DE REPUESTO DEL CAPITALISMO, VOTÓ A SU MACHO ALFA




18 de noviembre de 2014

Por Marat

 “Si me engañas una vez, tuya es la culpa;   si me engañas dos, es mía” (Anaxágoras)


1.-”Un amigo, un admirador, un esclavo, un siervo” Decíamos hace poco que el Santander (Banco) había ingresado a Podemos en el club de los ungidos por el capital como partidos sistémicamente respetables (1). Leamos que dice sobre ello Ana Patricia Botín, su Presidenta


"El objetivo de todos los partidos políticos -en referencia a Podemos- , de los bancos y de cada uno individualmente debe ser cómo podemos lograr juntos reactivar el crecimiento. Un crecimiento que sea sostenible y llegue a todo el mundo. Y creo que todos tenemos un interés común en esto independientemente de en qué parte y dónde esté trabajando cada uno" (2)


En la entrevista de Jordi Évole en Salvados a Pablo Iglesias, el ex “follonero” tendía puentes en una pregunta que le hacía al Macho Alfa, “azote de la casta”, en la que le preguntaba si desde que se habían producido las elecciones europeas le había llamado algún “rico” o banquero, y añadía el entrevistador “inocentemente”: “oye yo quiero conocerte, te veo ahí con posibilidades, estás creciendo...”, como si los medios del capital y sus encuestas no tuvieran nada que ver en dicho crecimiento. A lo que Iglesias respondía: “No ha ocurrido todavía, ni para intentar comprarme siquiera. Ni para hablar”(3). Al mundo de los ingenuos lo alimentan los falsarios y los cínicos. 



Sólo unos días después, y un día antes que la presidenta del Santander, el CEO (Consejero Delegado) de este mismo banco, Javier Marín, admitía abiertamente su interés en tener una entrevista con Pablo Iglesias y miembros de su equipo (4). Entiendo que, si esa entrevista no se ha producido ya -no se sorprendan si es “discreta”- se producirá muy en breve, ya que Podemos tiene desde el sábado 15 de Noviembre dirección proclamada y que si Palacio -entiéndase, capital- llama, sus súbditos acuden presurosos y solícitos, como han hecho hasta ahora todos los dirigentes de los partidos en el Gobierno o con opciones de llegar a gobernar. 


Si la patronal de las eléctricas decía a finales del pasado mes estar “aterrada” con Podemos, algo por lo que tanto sacaban pecho los podemitas en las redes sociales, unos pocos días después, a primeros de este mes, ya pedían un encuentro al líder de los Círculos, “tras el terremoto del CIS” (5). Lo divertido es que todos los medios del capital se hacían eco, y en la mayoría de las ocasiones no de un modo particularmente beligerante con la mencionada publicación. 



No tardaremos demasiado en destapar qué bancos y empresas del IBEX 35 están presentes en medios de comunicación españoles y qué papel han jugado dichos medios en el encumbramiento de Podemos al star sistem político del momento. 


El día 6 de este mes, las reporteras Pilar Portero y Ana Cañil comenzaban de este modo en El Huffington Post un artículo titulado “Así se están acercando empresarios y banqueros a Podemos”:


“Los empresarios y banqueros quieren acercarse a Podemos y Podemos quiere sentarse con ellos y dialogar. Hasta ahora no han pasado de olisquearse y enviarse sutilmente mensajes a través de terceros, pero la encuesta del CIS que les sitúa como ganadores de las próximas generales en intención directa de voto, evidencia que llega la hora de pasar del olisqueo al toqueteo. Preguntamos a unos y otros por qué no se han reunido todavía. Iñigo Errejón se muestra dispuesto y asegura que "no pasa nada por sentarse y charlar, aunque partamos de posturas distintas. Deberían tener más olfato para detectar el impacto social de Podemos. Lo lógico es que se hubiese abierto algún canal, pero la realidad es que no se ha producido. Si se creen los argumentarios del miedo que circulan sobre nosotros, es normal que reaccionen con distancia. En algún momento tendrá que suceder". El partido de Pablo Iglesias deja la mano tendida e intenta relajar la desconfianza de las élites económicas hacía su esbozado programa económico”  


“El poder se está acercando a Podemos, como ha hecho toda la vida con aquellos que estaban a un paso de llegar a Moncloa. Es cierto que Felipe González tenía un equipo económico joven pero consistente capaz de ir derribando los recelos de empresarios de toda la vida hacia esos chicos tan rojos, pero a la hora de la verdad, el programa elaborado por Santiago Roldán y otros economistas, acabó en la papelera y el ministro fue Miguel Boyer.” (6)



En el mismo digital, el 25 de Octubre pasado, el miembro de la Trilateral y ultraliberal Antonio Garrigues Walker, por cuyo despacho de abogados pasan los intereses de George Soros en España, afirmaba "Los que han votado a Podemos son todo menos ignorantes". Y añadía este buen liberal -interesado en la cyberciudadanía, en palabras suyas-: “Lo han hecho, como mínimo, porque por lo menos airean el sistema. El que quiera descalificar a esos ciudadanos se equivoca.” (7) Resulta interesante, como poco, el matiz de utilización como ariete de dicho partido que se desprende de sus palabras. 


George Soros, “el ogro filantrópico”, que por la mañana hunde economías del mundo con sus ataques especulativos salvajes y por la tarde hace de bienhechor de causas tan nobles como la revolución de los nazis del Maidan en Kiev o que jugó un papel clave en la desestabilización de la ex República Federativa Socialista Yugoslava y en el regreso de los países del “socialismo real” en el este de Europa, el mismo George Soros que es amigo del “bonachón” y franciscano Presidente uruguayo Mujica o que acaba de incrementar su participación hasta el 25% en la constructora de Esther Koplowitz FCC, no muestra tampoco ningún temor hacia Podemos. Fuentes del  Soros Fund Management han indicado en relación a la supuesta incertidumbre que este partido pudiera introducir en la economía española que “ha pesado más la buena situación que atraviesa el país sobre estos factores, que Soros no ha considerado influyentes para torcer su voluntad de inversión” (8) Y Soros, que tiene a Presidentes de Gobiernos, y a candidatos a serlo (9) comiendo de su mano, sabe lo que dice.


¿Porqué Soros no se muestra beligerante en absoluto con Podemos? La razón más evidente hay que encontrarla en la posición favorable de dicho partido, lo mismo que Syriza a la que Soros ha patrocinado ante USA, a la emisión de eurobonos como “receta anticrisis” en la UE (10). Soros es también partidario de los mismos (11) ¿Es el Soros filántropo el que habla cuando señala su apuesta por los eurobonos o el Soros especulador? No hay mucha diferencia entre ambos. De hecho, sus subvenciones a organizaciones como el Transnational Institute, presidida por la fundadora de ATTAC Francia Susan George, están destinadas a influir sobre las políticas de distintas tendencias de pensamiento político, ya sean conservadoras, ultraliberales o pseudorpogres, como es el caso. Les sugiero que lean el análisis realizado hace algo más de 3 años sobre el interés de Soros en los eurobonos con los que éste desea especular, adquiriéndolos y vendiéndolos posteriormente (12)  En ese mundo controlado por Soros, el hombre que desde hace muchos años pastorea multitud de agencias injerencias disfrazadas de ONGs, la Open Society Foundation es la matriz de multitud de formas de contaminación del señor Soros con las “ideas” que un día nos vendió el ultraliberal Karl Popper con su obra “La sociedad abierta y sus enemigos” .


En este baile de disfraces, los liberales pueden vestirse de intervencionistas en economía, si ello les permite tomar posiciones políticas que posteriormente puedan  materializar como nuevas oportunidades de negocio y ello incluye avanzar en derribos de regímenes de partidos para que otros sustituyan la vieja arquitectura por otra aparentemente nueva y que parezca que algo cambia sin cambiar lo sustancial: el poder económico del capital. 



Por lo demás, a quienes les queden dudas de cómo será el curso posterior de la historia de Podemos respecto a las multinacionales europeas y USA, el capital extranjero y las políticas de inversión en España no les vendría mal  leer la información que El Diario ofrecía el pasado viernes 14 de Noviembre bajo  el epígrafe de “Multinacionales europeas y de EEUU buscan contactos discretos con la dirección de Podemos” (13)


Tras una introducción sobre los temores que despierta Podemos en ciertos sectores, poco creíbles ya tras lo que hemos contado, enseguida comienzan a dejarnos claro que Syriza y Podemos son opciones integrables en  el sistema:


“Son formaciones eurocríticas que no quieren romper Europa, sino crear una Europa nueva”.


En el mismo artículo sabemos que desde un think tank económico-político oficial del Estado capitalista español- El Real Insituto Elcano- se considera que “el ninguneo o el ataque sistemático” a Podemos desde los sectores económicos españoles “es poco realista” y debe ser sustituido por “propuestas de integración”. Les sugiero que lean ustedes quienes forman parte del Patronato del mismo (14). Les propongo también que continúen viendo los nombres que integran el resto de la estructura del mentado Instituto. y se detengan especialmente en el relativo al Consejo Científico (15) Al final del mismo encontrarán un nombre que seguramente a la inmensa mayoría de ustedes les sea desconocido: Jordi Vaquer. 


¿Quién es Jordi Vaquer? Jordi Vaquer fue el antiguo director del CIDOB (Centro de Estudios y Documentación Internacionales de Barcelona) (16), una de esas fundaciones humanistas y de derechos humanos de pantalla tan presentable. En realidad, en muchos casos actúa como proveedora de “argumentos” e información para agencias injerencistas e intereses imperialistas respecto a determinados países y zonas de interés geoestratégico.


Actualmente Jordi Vaquer es el Director del Open Society Initiative for Europe (OSIFE) y Director Regional para Europa de la Open Society Foundations (17). Ambas son agencias injerencistas y fundaciones globalistas directamente ligadas al especulador internacional George Soros, el de los eurobonos, y la primera está subordinada a la segunda. Entre las muchas tareas de estas entidades está la influencia sobre la orientación política de Gobiernos, partidos, movimientos sociales y ONGs y la desestabilización de sistemas políticos. En el este de Europa lo han hecho en unos casos con esas banderas de conveniencia. En otros en combinación con grupos filoterroristas como Otpor (18), actualmente Canvas (19)


Así están las cosas, señores. Uno puede entenderlas como mejor le parezca o convenga a sus intereses, su deseo de “ilusionada” autolobotomización o las mentiras hacia Podemos, que usan medios fascistas tipo 13tv, Intereconomía (donde Pablo Iglesias se entrenó en 2013 durante un año, por deseo del presidente de la cadena, Ariza, antes de lanzarlo al estrellato), Libertad Digital o lugares parecidos que nos cuentan una historia de terror para disminuidos mentales de que Podemos es comunista, marxista-leninista y va a dar por el culo a los sobrinos del pato Donald, mientras les coloca pezoneras que se moverán en círculo acompasadamente al ritmo de su sodomización por el Macho Alfa.


Créanse lo que les salga de las narices pero lean algo más de lo que les cuenta el sector la Brunete mediática sobre las maldades chavistas de Podemos, no sea que dentro de unos meses les salgan a ustedes con la foto en la portada de Newsweek de una coleta y un subtítulo sobre el poder del cabello de Sansón. Al fin y al cabo el New York Times presentó en 1982 al PSOE como “jóvenes nacionalistas españoles”, tres palabras que le van a Podemos como anillo al dedo. 



Quien quiera entender que entienda, quien desee preguntarse porqué, con qué objetivo y qué manos están provocando esta lampedusiana voladura controlada del régimen de partidos actual debería preguntarse porqué lo que está en cuestión es el espacio de lo institucional y de la política y no el del sistema económico capitalista y porqué en la cabeza del ariete que se emplea para hacerlo [la corrupción] sólo aparecen los corruptos y no los corruptores. 



No estaría de más tampoco que alguien se pregunte porqué esta acelerada y coincidente aparición de escándalos y problemas internos en todos los partidos políticos excepto en uno [Podemos] que está siendo llevado en las volandas mediáticas del capital bien hacia la Moncloa bien hacia una situación en la que su peso decisivo impida la formación de gobiernos, la toma de decisiones políticas y cree situaciones de caos e ingobernabilidad. El asunto ya fue ensayado en Italia con los parafascistas del Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo, aunque no les salió bien y ahora gobierna ese engendro de derechas que es la suma de la extinta Democracia Cristiana y del socialdemocratizado y también desaparecido PCI, con un tipo antisindical, antiizquierda, ultrarreformista e involucionista como Matteo Renzi; un tipo que, por cierto es un referente europeo para el señor Pedro Sánchez.


Como en Italia, las opciones políticas actuales en España no son precisamente para tirar cohetes:



·        Un PP podrido hasta los tuétanos de corrupción y connivencias con pelotazos del empresariado español, un partido que ya nació corrupto cuando se llamaba AP y creó Godsa, en la que trabajaba el hoy podemita Jorge Verstrynge en lo que bien podrían considerarse labores de inteligencia ligadas al mundo empresarial, los servicios secretos y el lavado de dinero negro. UN PP en definitiva, cuya política antisocial carece de parangón histórico en nuestro país, y respecto de la cuál, dado que la justicia funciona sin medios, llegará tarde el descubrimiento de sus nuevas corrupciones nacidas de la privatización de lo público en beneficio de empresas privadas capitalistas. Un PP cuyo equivalente italiano es la mafiosa Forza Italia de Silvio Berlusconi.


·        Un PSOE que viene de una larga trayectoria de fechorías: permanencia en la OTAN, terrorismo de Estado de los GAL, corrupciones que van desde Filesa hasta los EREs de Andalucía, pasando por otros muchos casos durante las etapas de sus dos Presidentes de Gobierno. Un partido que entendió las políticas de igualdad como compra de colectivos por intereses. Un partido que inicio las contrarreformas laborales y de pensiones y los recortes sociales que luego pasó ya el PP de Rajoy a aplicar a cuchillo. Un partido que hoy, como siempre desde 1977 confunde cambio y regeneración con marketing y socialismo con el tipo de renuncias ideológicas que hacen los socialistas para llegar al gobierno o cuando gobiernan. Su equivalente italiano es el gattopardiano y desnaturalizado Partido Democrático.


·        Un Podemos cuya mayores virtudes son las de tener una flamante dirección con un 50% de personas de alrededor de 30 años y un casi 100% de la misma licenciados -en un país en el que 2/3 de su población entre los 25 y los 55 años no tiene estudios superiores, como si ser titulado o licenciado fuese algún tipo de conjuro contra la estupidez- y el haber logrado en unos pocos meses ser elegida por el capital como una de sus opciones de referencia para continuar poniendo la política a los pies de quienes representan el auténtico poder económico. Un Podemos con unas bases ensoberbecidas, carentes de sentido autocrítico y con un nivel de debate y formación política que se resume en recitar los mantras del conducator verticalista que les vendió horizontalidad y en llamar casta PPSOE a cualquiera que les contradiga y se enfrente a ellos, aunque lo haga desde la izquierda. Un Podemos, en definitiva, cuyas renuncias, matizaciones y desdecimientos programáticos los ha efectuado en el insignificante plazo de 10 meses cuando el PSOE necesitó 2 años en un primer renuncio (de 1997 a 1979, para el abandono del marxismo), y 5 para el segundo (de 1977 a 1982 para cambiar su posición favorable a la permanencia en la OTAN). Un partido de clasistas meritócratas (somos los más preparados) de clase media, cuyo problema lo tienen con los políticos (todos menos ellos y aquellos oportunistas de otras formaciones a los que puedan utilizar) pero no con el sistema capitalista porque sus bases principales en las clases medias lo único que desean es no perder pie dentro del bienestar que antes les ofrecía el sistema. Un partido cuya referencia italiana es la del liderazgo autoritario de Beppe Grillo y de su partido prefascista Movimiento de las 5 Estrellas. 


·        La ausencia de izquierda por desaparición física en España como en Italia. Una izquierda que se labró su propio fracaso durante décadas y a la que, de paso, era necesaria intentar eliminar del escenario de juego político porque aún  conservaba restos de su propia identidad y, como se sabe, eso propio de desfasados y de gente nada guay y moderna. Si los más de 40 años de proscripción del PCI del derecho a gobernar -incluidos asesinatos como los de la Red Gladio para impedirlo o de Aldo Moro por las Brigadas Rojas- hubieron de crear un hambre de gobierno que diese lugar a una porquería ideológica como el Partido Democrático, a IU su necesidad de tocar poder hubo de llevarle a renunciar a casi todo su hilo rojo que vino del PCE de la clandestinidad y que luego se vendió con Santiago Carrillo y acabó por sostener gobiernos corruptos del PSOE en Andalucía o al PP en Extremadura. Todo por pillar parte del pastel. Y a eso se le llamó una concepción “laica” de la política. Tras la creación de IU, que como Refundación Comunista en Italia, trataba de salvar los últimos restos del naufragio postcomunista, aunque fuera en su origen con criaturas como el Partido Humanista o el Partido Carlista, IU habría de vivir sus más tortuosos pasos futuros. Desde un Coordinador General que levitaba y que decía que cumplir la Constitución era algo revolucionario, cuando los artículos a los que se refería tenían un carácter emeramente enunciativo, a un sujeto como Gaspar Llamazares, que repite 26 veces la palabra ciudadano en un discurso de 20 palabras, el cuál estuvo a punto de destruir IU, asesorado por su monaguillo Monedero. IU, llegado el 15M, al que impulsó y vertebró, decidió echar la casa por la ventana, traicionar su identidad de clase y apostar por tacticismos de convergencia social y política en los que la burguesía de clase media fuera el elemento central de su proyecto y su estrategia se limitase a un proceso constituyente de cambio de escenario político sin cambio de sistema económico. A pesar de sus errores, cuando poco le faltaba para su muerte política, IU tuvo un Coordinador General, Cayo Lara, proveniente de las clases populares y de las luchas sociales que trató de salvarla de su destrucción, recuperar el hilo rojo y de clase y le devolvió a la calle, a la lucha y a resituar su influencia entre las clases trabajadoras. Sobraba. No era moderno, era mayor y “desfasado” por reclamarse aún comunista, por moderado que fuera su comunismo. Pronto los oportunistas sin escrúpulos ni convicciones políticas -daba igual que fueran del PCE que de IU porque uno y otro producen a los mismos conspiradores, trepas y problemas internos-  decidieron su muerte política y que dejase de ser cartel electoral de la coalición para las próximas generales. Garzones de todo tipo han decidido que el problema de IU se resuelve con juventud, amnesia sobre la identidad política y entrega por plazos -la militancia no permite más velocidad- al podemismo desclasado y transideológico del capital. Mientras tanto los corruptos y los protectores de los corruptos de la dirección madrileña de IU, alguno en el Consejo Político Federal de la misma – Antero Ruíz, Ángel Pérez, Gregorio Gordo, Miguel Reneses, Eddy Sánchez- vuelven a reeditar la vieja teoría de la transversalidad del peón del mafioso Florentino Pérez en IU, Ángel Pérez, y ensayan sus pactos con diferentes candidaturas en las primarias de Madrid y, con el garzonismo arribista imperante ya en IU, imponen que es la cabeza del honesto Cayo Lara la que ha de caer. Aunque la de Bruto fue en el recuerdo histórico la mano que apuñaló a Cayo Julio Cesar, fue la conjunción de distintas combinaciones de ambiciones la que participó en aquel acto.



Y ahora, tras haber hablado de cómo Podemos será el vértice de la nueva articulación política que prepara el capital, a un lector inteligente debiera asaltarle una duda. ¿Sólo Podemos va a sustituir a todo lo que ellos llaman la casta? 


Por supuesto que no. Todo está muy preparado para rearticular un nuevo modelo bipartidista a futuro, no imediatamente, porque tiempos, procesos y proyectos tiene sus propias realidades y pasos. 


Vox fue el primer intento de sustituir a un PP en horas bajas. Fracasó porque traía una parte de los vicios del PP actual: corrupción, cesarismo de mediocres e insuficiente apoyo sistémico. UpyD, que fue una opción anterior, presentaba deficiencias de “modelaje”. Era una marca que estaba envejeciendo, sin suficientes garantías de éxito y sin rostros lo bastante juveniles. En el marco de la lucha contra el soberanismo catalán había emergido una figura joven, sin trayectoria ni hipotecas del pasado a la vista, español y patriota: Albert Rivera, de Ciudadanos, una marca catalana que ya tiene aspiraciones en todo el Estado.



Debieran ustedes, señores lectores, plantearse de qué modo se ha insistido en la crisis interna de UpyD -que ha provocado en gran medida el cesarismo de una dirigente ególatra- desde los medios de comunicación y en el proyecto nacional de Ciudadanos y de cómo las televisiones en las últimas semanas nos han presentado la “atractiva figura” de Albert Rivera, otro “joven” de 30 y tantos. No tener pasado es, en estos tiempos, un factor de éxito, aunque ese no tenerlo pueda venir del oscurecimiento del mismo. 


Pues bien, les invito a que lean el artículo “Ciudadanos Europeos”, de Manuel Conthe (20) El texto, en realidad habla de la capacidad carismática del sujeto al que añade su  imagen, Albert Rivera, y de Ciudadanos como partido. 



Les propongo que lean los 7 principios rectores que dicho artículo propone como elementos para una alternativa política capaz de llevar a cabo la regeneración que los partidos y agentes sociales actuales no están dispuestos a hacer. 


Y después de que lo hayan hecho, les sugiero que se pregunten cuántos de ellos no los suscribiría Podemos. Yo creo que, al menos 3 ó 4.


Mi tesis es que a la actual arquitectura de partidos sobre las que se mantiene el viejo esquema de la Restauración canovista del siglo XIX (conservadores y liberales) en la actualidad del XXI [PP y PSOE] el capitalismo español le ha visto los rotos; esto es, la incapacidad para representar la voluntad popular de la nación, tras la crisis de deslegitimación que suponen las consecuencias de las políticas de austeridad actuales y que se metabolizan en el trampantojo de la corrupción alterando la real preocupación de los españoles. Y Podemos será su supuesta pata “izquierda” mientras Ciudadanos podría ser la “derecha”. Llamativo que puedan darse al menos la mitad de los puntos señalados como consenso posible entre ambos, del mismo modo en que PSOE y PP acordaron no alterar lo esencial del sistema económico sobre el que se asentaba nuestra realidad política nacional y pactar lo que denominan cuestiones de Estado.


Dicho esto, no es cierto que asistamos, como pretenden los teóricos revisionistas de la transición del 78 y de los procesos constituyentes, a una crisis de régimen político sino una crisis de los  agentes políticos que la conformaron, que no es lo mismo. El “candado de la Constitución” que supuestamente pretende romper Iglesias, cual si fuera el del cinturón de castidad de la virginal santa alianza pretérita no es ni más ni menos que el radicalismo del PSOE del 76 al 79, pronto sosegado por el principio del realismo político,  un camino que Podemos está recorriendo con botas de las 7 leguas.  



En cualquier caso, la clase trabajadora continúa y continuará, en este proceso, ajena a ser representada en sus intereses por cuanto son las clases medias las que protagonizan el tablero central de este debate y no existen organizaciones que representen a la primera. 



2.- ¿Votar una dirección, refrendar lo previsto o aceptar lo inevitable?


En este fin de semana hemos asistido a la mascarada de una votación para elegir a la dirección de Podemos que, como mínimo, hubiera debido merecer un sentido crítico mayor del que se ha hecho sentir en los ecos sociales del mismo. 



Ese sentido crítico no era de esperar por parte de los medios el capital que ya designaron a Podemos como una de sus “preferentes” pero, al menos, sí de otros entornos comunicativos supuestamente más libres y críticos. Esa reacción no se ha producido más que de un modo marginal y carente de eco. Vivimos tiempos en los que la cobardía ante la sanción social por parte de quienes conforman la corriente mayoritaria de la opinión inducida y abducida es terrible. Si algo es más repugnante que la censura es la autocensura practicada por quienes se suponen librepensadores. 



Si la aprobación de documentos, primera fase del proceso de la Asamblea Ciudadana de Podemos, marcaba las líneas de un partido autoritario, férreamente centralizado y que entronizaba la ciega y forzada obediencia al duce podemita, todo lo contrario de lo que se había vendido como “empoderamiento de la ciudadanía”, que no de la clase trabajadora, asambleísmo y libertad de decisión de los Círculos, que ahora han quedado para ejercer la libertad de refrendar lo que diga la dirección podemita o de callarse, la segunda fase de elección del Consejo Ciudadano ha sido una muestras más de manipulación y chantaje a un colectivo de “ilusionados” ilusos.



Desde las irregularidades respecto al proceso de votaciones que ya fueron denunciadas en este blog (21), irregularidades que, como mínimo en cualquier organización democrática, hubieran sido impugnadas, hasta la elección de una dirección de fieles al Macho Alfa (22), todo en este período electivo convierte la idea de participación en cruel sarcasmo.    La posibilidad de cambiar el voto durante todo este período de debate y votaciones, mientras sólo los dirigentes de la mayoría se paseaban por los platós televisivos para exponer sus tesis, era una burla similar a que se pueda ir a votar presencialmente a una urna, arrepentirse del voto emitido, meter la mano dentro de la misma, sacar la papeleta introducida y cambiarla por otra. Algo tan irregular como las prácticas caciquiles de Romero Robledo, Ministro de la Gobernación el período canovista, que fue capaz de llegar a poner orinales en pajares de pueblo como receptáculos del voto. 



La opción de voto en plancha o de “votar toda la lista” para una candidatura oficial (Claro que Podemos) que había sido más que publicitada en los medios de comunicación incluso antes de ser elegida, frente a la retirada de otros candidatos que encabezaban la falsa “oposición interna” (Echenique) a la oligarquización de Podemos, dejaba claro, de antemano, quien habría de ser elegido. 



La casi ausencia de visibilidad y publicidad interna de la campaña de candidatos ajenos a la lista oficial, el ocultamiento de sus datos en muchos casos en las redes de Podemos y el ataque por parte de community managers a sueldo de la dirección podemita para descalificarles o intentar su desestimiento fue claro juego sucio.
La petición de avales a ciegas a la candidatura del Círculo Complutense (ligado al clan de Iglesias), durante los primeros días hasta que se compuso la lista oficial, inicialmente sin datos de miembros que la integrarían posteriormente, ya indicaba el talante democrático del “círculo de poder provisional” y las tragaderas posteriores de quienes habrían de votarlo.  




La no contabilización posterior de votos emitidos a candidatos independientes y ajenos a la candidatura oficial ya presentaba otra irregularidad que hubiera justificado la impugnación del proceso si hubiera existido dignidad alguna dentro del partido podemita.    Que de la Candidatura al Consejo Ciudadano oficial y a la Comisión de Garantías no fuese elegido un sólo miembro de listas alternativas a la oficial ya decía bastante de las expectativas de pluralidad, integración y estilo democrático del grupito de Iglesias y sus amiguetes.  



   Podría seguir enumerando múltiples incidencias respecto a todo este proceso pero creo que las respuestas más claras son las siguientes:


·        En la primera fase del proceso debate podemita -documentos- participaron el 55% de los “inscritos” en la organización.


·        En la segunda, de unos 243.000 inscritos oficiales la participación fue de 107.000, menos del 50% de la “aguerrida y comprometida” militancia cibernética. Aproximadamente el 43% de los mismos. 


·        De esos 243.000 “inscritos oficiales” han votado al Macho Alfa para Secretario General unos 95.000, el 39%. El resto de su lista-plancha ha tenido aún menos votos. 


¿Tienen legitimidad la dirección elegida por menos del quorum necesario para superar ese  50% de participación y un secretario general que alcanza sólo el 39% de la organización?


¿La tiene con todas las anomalías señaladas, especialmente cuando hemos demostrado sobradamente en anteriores análisis que es manipulable el propio proceso de inscripción en Podemos?


La tendrá en la medida en que ellos quieran, lo acepten y lo hayan bendecido los medios del capital que, conocedores de las trampas existentes, han hecho mutis por el foro con el fin de que el enjuague saliera adelante. 


Es obvio que esa afiliación de aluvión a Podemos está más que inflada, que ha habido irregularidades flagrantes en todo el proceso, que muchos lo mismo se hacen de Podemos que se sacan una tarjeta de Carrefour, que muchos no participaron por comodidad y que otros no lo hicieron al darse cuenta de la golfería realizada informáticamente con la colaboración de Agora Voting, ese negocio 2.0 ligado al Partido de Internet y a Pirates de Catalunya, que ofrece software libre pero que cobra por sus servicios (vean las facturas de Podemos en sus "cuentas claras") 


Todo este cúmulo de mendacidades da exactamente lo mismo a quienes están dispuestos a lanzar el proyecto Podemos desde los poderes económicos de este país y desde su brazo de falsimedia y a quienes están dispuestos a tragarse una trirreme romana con los remeros puestos en pie y los remos en punta con tal de ver realizada su “ilusión”. La gran farsa rueda ya como una bola de nieve cuesta abajo y parece imparable. La clase trabajadora será la que pague las consecuencias de un Podemos con el que se tragarán cosas que a otros no se les habría permitido por eso de que para muchos, no para todos afortunadamente, son “de los nuestros”. 


Cuando la vía Podemos se agote como dique de contención de las protestas sociales que vendrán según se incrementen los recortes sociales, que esta vez tendrán sello “empoderado”, y la rabia vuelva a expresarse en las calles, la agenda oculta del capital se podrá en marcha y entonces la rueda de repuesto será otra. Miren a Europa y pregúntense cuál está creciendo como alternativa en el Continente. 


POST SCRIPTUM


 Quiero hacer una última referencia a la ética, esa palabra tan manoseada y degradada por parte de muchos de quienes tanto suelen apelar a ella. Me refiero a la golfería económica del señor Ínigo Errejón, contratado por la Consejería de Vivienda de Andalucía, gestionada por IU (esta organización es así: contrata a quienes la vilipendian. No siento pena por quienes no se respetan a sí mismos sino un desprecio profundo), el cuál cobrando 1.825 euros mensuales por una tarea de asesor, abandona un trabajo que no cumple (23), mientras en Junio de este mismo año, tres meses después del citado contrato, cobra a su propia organización de la que es dirigente [Podemos] 2.660 euros por labores de asesoramiento, cuando tenía que estar haciendo otras tareas. 





Como mínimo a este señor la Consejería de Vivienda de la Junta de Andalucía debiera exigirle las cantidades que ya le han sido retribuidas, dado que su tarea no está realizada, y denunciarle por incumplimiento de contrato. Por cierto, el señor Alberto Montero Soler, jefe del señor Íñigo Errejón para la tarea encomendada por la Consejería de Vivienda de la Junta de Andalucía, es uno de los economistas de Podemos (24). Señores de IU en las instituciones: son ustedes gilipollas o gilipollas? ¿O bien son podemitas internos de los que tanto hay en IU y que tienen el objetivo de acabar de volarla en pedazos? Que no se hubiera presentado nadie al puesto solicitado para la tarea que NO realizó el señor Errejón es más que sospechoso. ¿Con ese salario de 1825 € mensuales, con la que está cayendo y con tanta gente tan preparada o más que el señor Errejón? ¿Dónde publicaron ustedes esto, en la pared del water de ujieres de la Consejería? Váyanse un poquito a la mierda  

NOTAS:








 (3) https://www.youtube.com/watch?v=qLU-ecApWew a partir del minuto 03:41















 Tómense el esfuerzo de traducirlo del alemán al castellano y sigan el texto hasta el final. Si continúan ustedes con sus dudas, les sugiero que vean este vídeo y lean los ponentes que participan en esta conferencia: http://www.amara.org/es/videos/kv3ChOQWyzGw/info/an-evening-with-syriza-on-greece-and-the-eurozone-part-1/


(10) https://www.youtube.com/watch?v=uhWB9DqjCSc#t=1068  A partir del minuto 10:09





















 (18
















Crónica de un pucherazo anunciado, las trampas para la toma del poder del equipo de Pablo Iglesias en Podemos





El burgués billonario George Soros, financia y asesora al partido de Alexis Tsipras



Una lista de fundaciones y operaciones de ingeniería social o disidencia controlada como las revoluciones de colores, creadas por el burgués globalista GEORGE SOROS






Jordi Vaquer


Jordi Vaquer


Una entrevista con Jordi Vaquer, director de la Iniciativa Sociedad Abierta para Europa

George Soros. La crisis y el futuro de las sociedades abiertas en Europa





Yo no hablo -añade-de que la inmensa mayoría dividida se dé cuenta de que puede ir unida durante un tramo muy grande, en base a un programa de mínimos al que nadie puede negarse. Yo quiero movilizar a la inmensa mayoría de la población de una manera transversal. ¿Quién no está de acuerdo en que se suban las pensiones?. No tiene que ser un frente de izquierdas sino que simplemente pretendo un frente del sentido común".
"Cumplir la constitución es revolucionario"
Sumar experiencias, reflexiones, trabajo en equipo, a fin de que esa mayoría intervenga en la transformación de la realidad. Esa es, en esencia, la apuesta de Anguita: "Estoy evitando hablar de izquierdas, de derechas, de socialismo, de comunismo, de república". Una iniciativa interclasista, por lo tanto: "En estos momentos, la respuesta a esta situación tiene que ser de interclasismo, en esto sigo la estela de muchos maestros que inspiran a los que nos decimos de izquierda. La propuesta programática responde a las demandas de una mayoría no politizada, que huye de la política y que incluso está asustada. Quiero una reforma democrática basada en proyectos que estén dentro de la ley y que se impongan democráticamente. Hoy, cumplir la constitución es revolucionario. Busco una propuesta atractiva, que cada paso genere la necesidad del siguiente y la subida del nivel de conocimiento; una propuesta pedagógica, a fin de cuentas, en la que hay mucho de socrático".



Entrevista completa a Julio Anguita: "Coincido con Podemos en que la dialéctica derecha-izquierda no es ahora la más importante"



Julio Anguita destapa la constitución El primero en no cumplir es



La Junta de Andalucía pedirá que el sueldo de Errejón se justifique o que lo devuelva

La 'casta' de Podemos: el padre de Errejón es alto cargo del Gobierno desde hace 30 años


¿Quién es el papá de Errejón (Podemos), que tanto critica a IU?



Soros antepone la mejora de España y de FCC al 'ruido político'
  • Se interesa por el independentismo catalán y el auge de Podemos
  • La participación de Koplowitz caerá al entorno del 25% tras la ampliación de capital
Actualizado: 15/11/2014
Cambio histórico en el accionariado de FCC. El magnate de la finanzas George Soros ampliará su participación en el capital del grupo de servicios hasta el entorno del 25% al pactar con su principal accionista, Esther Koplowitz, inyectar unos 700 millones de euros en la ampliación de capital que ultima la compañía.
La llegada de Soros -uno de los grandes inversores de WallStreet con una fortuna próxima a los 20.000 millones de euros- supone un espaldarazo a la estrategia de reestructuración y refinanciación puesta en marcha por el consejero delegado del grupo, Juan Béjar. Después de tres ejercicios consecutivos en números rojos, la constructora se prepara ahora para volver a la senda de crecimiento con un nuevo plan estratégico focalizado en la actividad internacional y en los negocios de agua y tratamiento de residuos.
El propio Soros ha dado su visto bueno a la nueva senda dibujada por FCC, que será presentada en las próximas semanas al mercado. «Nos alejamos de los riesgos cíclicos propios del negocio constructor y apostamos por el valor añadido de sectores en los que somos líderes y que tienen fuertes proyecciones de crecimiento», apuntan fuentes empresariales.
La inversión de Soros -que implica la dilución al entorno del 25% de la participación de Koplowitz- tiene un compromiso de permanencia de cuatro años. Las negociaciones entre las partes se han alargado desde el pasado mes de diciembre, cuando el inversor húngaro adquirió algo menos del 3% del grupo tras seguir la estela marcada por Bill Gates, el otro inversor estrella de la compañía.
Antes de pactar la inversión de 700 millones de euros, los emisarios del Soros Fund Management han preguntado en múltiples reuniones a los gestores de FCC por el ruido político generado en torno al movimiento secesionista en Cataluña o el auge de fuerzas políticas alternativas como Podemos. «Ha pesado más la buena situación que atraviesa el país sobre estos factores, que Soros no ha considerado influyentes para torcer su voluntad de inversión», explican a este diario fuentes conocedoras de estos encuentros.
En la negociación se han tratado más las oportunidades de crecimiento y rentabilidad que los riesgos que afectan al país o a la propia compañía, añaden las mismas fuentes. FCC considera que el compromiso de Soros supone «una fuerte apuesta por España y, en especial, por la empresa», ya que se trata de la mayor inversión corporativa realizada por su fondo de inversión.
La operación supone también el desembarco total de Soros en España, donde hasta ahora sólo se le conocían inversiones más pequeñas como la inyección de 92 millones de euros en la socimi Hispania hace unos meses.
Antes de iniciar la nueva etapa, FCC tiene aún que cerrar su plan de reestructuración con la venta de sus filiales Realia, en el sector inmobiliario, y Globalvía, en el de las autopistas. En ambas compañías comparte accionariado con Bankia. La venta de la primera está prevista para «antes de fin de año», según anunció ayer Béjar, tras el interés que ha despertado entre Colonial, Juan Abelló y varios fondos. En el caso de la segunda, la transacción está prevista para el primer semestre de 2015.
La constructora también tiene pendiente cerrar la ampliación de capital, que someterá a la votación de sus accionistas el próximo 20 de noviembre. El grupo espera captar en el mercado un total de 1.000 millones de euros destinados en un 76% a amortizar la deuda referida al tramo B de la compañía. El resto del dinero irá dirigido a recapitalizar con 100 millones de euros a sus filiales Cementos Portland y FCCEnvironment.
El grupo presentó ayer unas pérdidas de 788 millones de euros en los nueve primeros meses del año tras realizar nuevas provisiones y saneamiento de activos. El empeoramiento financiero de los números rojos ha sido contrario a la mejora del negocio de la compañía, cuyo Ebitda aumentó un 19,3%, hasta los 597 millones de euros.
Los inversores celebraron en Bolsa el cambio accionarial en la compañía y FCC cerró la sesión con un repunte de sus títulos del 8,37%, hasta 14,63 euros.








Ciudadanos europeos
  • El autor esboza los principios rectores que, en su opinión, debería recoger una alternativa política capaz de llevar a cabo la regeneración que los partidos y agentes sociales actuales no están dispuestos a hacer
MANUEL CONTHE
Actualizado: 16/11/201
 ESPAÑA necesitamos con urgencia una nueva alternativa política que recoja las ilusiones y votos de todos los ciudadanos a los que nos repugna la corrupción -y somos escépticos sobre la capacidad de los partidos tradicionales para regenerarse-; tenemos convicciones centristas y progresistas; nos consideramos europeístas y poco amigos de los nacionalismos históricos; y no comulgamos con las recetas económicas de izquierda de Podemos.
Esa alternativa, que llamaré Unión de Ciudadanos Europeos Progresistas (UCEP), debiera surgir de una amalgama o coalición entre Ciudadanos y UPyD: tendría a la cabeza al líder del primer partido, Albert Rivera, e incorporaría los magníficos profesionales del segundo, cuya fundadora, Rosa Díez, no tiene las características adecuadas para liderar con éxito el nuevo proyecto (como confirma el estancamiento de su formación en intención de voto).
Las ideas esenciales de la nueva alternativa podrían ser:
- Patriotismo europeo. Esa expresión refleja la idea alemana de «patriotismo constitucional», es decir, de adhesión racional a una organización política abierta, basada en principios democráticos e instituciones sólidas -como la Unión Europea-, no en nacionalismos atávicos o históricos -como el español, el catalán, el vasco, el francés, el inglés, el escocés u otros-. Esa identidad política esencialmente europea no entrañaría renuncia a las señas de identidad cultural de cada país o región.
El nuevo proyecto debe aspirar a convertirse más adelante en una federación o franquicia europea de partidos nacionales, que compartan idénticas siglas y el mismo ideario, adaptado a las singularidades de cada Estado.
- Defensa del espíritu de empresa. La prosperidad de un país depende, a la larga, de la solidez, competitividad y espíritu innovador de sus empresas, que son las que generan el grueso del PIB y del empleo. El espíritu emprendedor y de iniciativa de empresarios, profesionales y demás ciudadanos debe ser estimulado, defendido y admirado.
El nuevo proyecto debe, pues, rechazar la tradicional hostilidad de los partidos de izquierdas hacia los empresarios. Pero, por eso mismo, debe ser implacable con aquellos que delincan o cometan fraudes.
«No nos resignemos a elegir entre partidos honestos pero insensatos y partidos sensatos pero corruptos»
- Suficiencia de impuestos y eficiencia en el gasto. Un Estado moderno exige administraciones que gestionen con eficacia las políticas públicas y recaude los ingresos precisos para mantener las cuentas públicas saneadas. Eso exige una presión fiscal adecuada que garantice la suficiencia de los ingresos.
El pago de impuestos es la manifestación más tangible de patriotismo, el «precio de la civilización», en la célebre frase del Juez Marshall. Por eso, el fraude fiscal debe perseguirse con el máximo rigor, pero pagar muchos impuestos debe ser también fuente de prestigio social y, en el caso de empresas, elemento esencial de su responsabilidad social.
El derroche y la ineficacia del gasto público deben perseguirse con tanto ahínco como el fraude fiscal. El Estado de bienestar no puede ser una fuente inagotable de prestaciones sociales a cargo «de los ricos». El artículo 135 de la Constitución, aprobado en el otoño de 2011, debe mantenerse inalterado.
- Estado laico. Todos los ciudadanos tienen derecho a la libertad religiosa; y como son muchos los credos y los ciudadanos tienen también derecho a no profesar ninguno, el Estado debe ser laico, y no establecer relación especial con ninguna confesión, por mucho arraigo que tenga.
- Monarquía parlamentaria. La «Monarquía histórica» -la que España mantuvo hasta el reinado de Alfonso XIII- fue una institución contraria a los principios básicos de la democracia, pues la máxima autoridad ejecutiva del país descansaba en un político no electo, el Rey, que podía interferir a su antojo en la vida política.
La «monarquía parlamentaria» que consagró en 1978 la actual Constitución es, por el contrario, una forma de Estado democrática e inteligente, en la que al Jefe del Estado se le priva de poder político efectivo, se le otorga una función arbitral, de garante del buen funcionamiento de las instituciones, y se asegura su carácter apartidista haciendo el cargo hereditario.
Siguen ese modelo muchos países prósperos de la Unión Europea, como Suecia, Reino Unido, Dinamarca, Holanda o Bélgica, que deben ser nuestra referencia: ante la disyuntiva política que el gran economista español Luis Garicano formuló como Dinamarca vs. Venezuela, el nuevo proyecto debe optar por el primero.
- Control por un consejo de supervisión externo. Los partidos tradicionales tienen un gobierno interno arcaico, similar al que tenían muchas sociedades cotizadas hace décadas (y tenía Gowex, la sociedad del Mercado Alternativo Bursátil cuyo presidente engañó a sus accionistas): su principal órgano de gobierno, la ejecutiva del partido, está compuesta solo por ejecutivos del partido, sin el control ni contrapeso de miembros externos.
La alternativa asamblearia es utópica e ineficaz. Por eso, el nuevo proyecto político debiera seguir una de las recomendaciones de buen gobierno de las grandes sociedades cotizadas: sin perjuicio de que el primer ejecutivo (Albert Rivera, según propongo) mantenga una posición de liderazgo y un comité de dirección, las actividades del partido deben ser controladas y debatidas periódicamente por un consejo político, comisión de control o consejo de supervisión en el que haya una amplia mayoría de consejeros externos, designados de forma democrática directa por los afiliados (por ejemplo, cada uno o dos años).
Esos consejeros externos deberían estar afiliados al partido, pero podrían o no ser diputados. Su dedicación a la política y al partido podría ser parcial, al igual que ocurre con los consejeros externos de las sociedades cotizadas. Su función no sería retribuida. Lo esencial sería que no dependan económicamente del partido, ni tengan ninguna relación de subordinación, directa o indirecta, con los políticos profesionales y líderes del partido, para que puedan actuar y opinar con plena libertad, y vigilar sus actuaciones (como hizo con valentía Sosa Wagner, antes de ser represaliado por la dirección de UPyD).
DE ESE consejo de supervisión dependería un comité de auditoría, presidido por un consejero externo y amplia mayoría de consejeros externos. Como las sociedades cotizadas, mantendría una línea de recepción de denuncias, confidenciales o anónimas, de irregularidades. Brindaría la máxima colaboración al Tribunal de Cuentas y, tan pronto viera indicios de irregularidades graves de algún miembro del partido, las denunciaría de inmediato a la Fiscalía.
- Talante constructivo. Todos los miembros y afiliados del nuevo proyecto debieran mostrar respeto y deferencia hacia los restantes partidos. Debieran adoptar siempre una actitud constructiva y dialogante -como la que tuvo el Sr. Rodríguez Zapatero cuando estaba en la oposición- y estar dispuestos a apoyar las ideas ajenas valiosas, sin caer en esas repugnantes actitudes sectarias y cainitas tan frecuentes en la vida política española.
El nuevo proyecto político debiera, en suma, aunar «lo mejor de cada casa»: el repudio de la corrupción y espíritu participativo de Podemos; el tradicional progresismo en asuntos sociales del PSOE (aborto, diversidad, laicismo...); y el sensato enfoque económico del PP.
No nos resignemos a tener que elegir en 2015 entre partidos honestos, pero insensatos; y partidos sensatos, pero corroídos por los corruptos.
Manuel Conthe es ex presidente de la CNMV y presidente del Consejo Asesor de Expansión y Actualidad Económica.


Podemos, la primera opción para las clases altas y la segunda para los empresarios








Ana Botín, sobre el auge de Podemos: el crecimiento debe volver y "llegar a todos"





Ana Botín cree que Podemos persigue el crecimiento económico de España como otros partidos


Así se están acercando empresarios y banqueros a Podemos




Qué opinan empresarios y directivos sobre Podemos



Ana Botín tiende puentes con Podemos: “Tenemos un interés común”


La patronal de las eléctricas ofrece diálogo a Podemos tras el ‘terremoto’ del CIS



Ana Botín, sobre Podemos: “El objetivo de todos es reactivar el crecimiento”




Santander cambia el paso con Podemos: pasa del temor de Botín a aceptar un encuentro con Iglesias