sábado, 14 de marzo de 2015

Los espejismos de "Syriza" y "Podemos “artículos relacionados




10-03-2015

Le dije a mi pareja que sería muy bueno que Syriza ganara las elecciones en Grecia, para así poder apreciar lo que hay de verdadero en ese movimiento. La única teoría radical que existe, la que cuestiona de base el sistema capitalista, es el marxismo. Así que no estoy de acuerdo con que a Syriza y a Podemos se les catalogue como partidos de la izquierda radical. Eso sería faltar a la verdad. No hay nada de radical en el programa de Syriza como tampoco lo hay en el programa de Podemos. Teóricamente no van más allá de la socialdemocracia, esto es, no van más allá de luchar por reformar el capitalismo y hacerlo más justo y humano. El inspirador en teoría económica de estas dos formaciones políticas no es Marx sino Paul Krugman. Así que no nos hagamos con ilusiones falsas. Paul Krugman no quiere acabar con el capitalismo, Marx sí lo quería. 



Ya advertí en artículos anteriores del carácter reaccionario de la ideología de Podemos, del caos conceptual que se produce en una fuerza que no tiene clara sus raíces y está dominado por la premura de la oportunidad histórica: llegar a convertirse en el partido del gobierno. Le aconsejo al lector que lea el artículo de Yanis Varoufakis, titulado Cómo me convertí en un marxista erráticohttp://www.rebelion.org/noticia.php?id=196081, para que aprecie ese caos y miseria conceptual que alimenta el movimiento populista que representa Syriza y Podemos. Es un artículo mal escrito, confuso y enredado. Nunca he comprendido por qué algunos supuestos líderes teóricos se empeñan en escribir de una forma que pocos les entienden. Tal vez sí lo comprendo: ocultar su miseria conceptual. Lo que dice Varoufakis que afirmó Marx es un enredo. Para no cansarles con un lenguaje ininteligible sólo quiero que escuchen una de las aseveraciones de Varoufakis referida al carácter del trabajo representado en la mercancía en cuanto creador de valor: “el trabajo como una actividad creadora de valor nunca puede ser cuantificado con anticipación (y es, por lo tanto, imposible de mercantilizar”. Hagámonos una pregunta: ¿Qué es el salario? El precio del valor de la fuerza de trabajo en su condición de actividad creadora de valor. Hagámonos otra pregunta: ¿Pueden calcular las empresas cuánto serán sus costos salariales durante el año en curso? La mayoría lo hacen. Luego “el trabajo como actividad creadora de valor”, por una parte, al tener un precio es una mercancía, y por otra parte, todas las empresas calculan por anticipado cuáles serán sus costos laborales para cada ejercicio anual. Es evidente que Varoufakis, por una parte, no sabe lo que dice, su conocimiento de la teoría económica marxista es de muy bajo nivel, y por otra, contribuye al desarrollo del pensamiento oscuro e ininteligible, para aparentar un saber de alto nivel, ocultando así su más clara bancarrota ideológica.


Lo único que tiene cierto sentido en todo su escrito aparece al final del mismo: “El truco consiste en evitar el maximalismo revolucionario que, finalmente, ayuda a los neoliberales a superar toda oposición en contra de sus políticas contraproducentes y en retener en nuestras visiones las fallas inherentes del capitalismo mientras intentamos salvarlo, por razones estratégicas, de sí mismo”. Resumiendo: lo que propone Varoufakis es que Syriza, y tal vez también Podemos, luche por salvar al capitalismo de sí mismo. Esta afirmación es, en parte, una solemne tontería, y en parte, una defensa del capitalismo. ¿No ve Varoufakis por la experiencia de su propio país que para salvar el capitalismo no hay protagonista mejor que el capital financiero? ¿No ve Varoufakis que el éxito político de Syriza no equivale a su éxito económico? ¿Por qué Varoufakis habla de esa forma tan confusa? ¿Para qué sirve esa forma tan enredada de hablar? ¿Por qué, al igual que ocurre con los líderes de Podemos, se aleja tanto del rigor conceptual? La respuesta es sencilla: el movimiento que representa Syriza como el de Podemos tiene mucho componente oportunista y reaccionario.


En estos momentos estamos estudiando en el Cekam la percepción en Hegel tal y como se expone en su obra Fenomenología del espíritu. Aunque Varoufakis habla de dialéctica, como hacen tantos, no sabe lo que es la dialéctica y menos la dialéctica fenomenológica, que es la dialéctica presente en El Capital de Karl Marx y que éste heredó de Hegel. Pues bien, allí se habla de la percepción como superación de la certeza sensible. Y a este respecto Hegel dice que en la superación hay cambio y hay conservación. El capitalismo se ha salvado de sí mismo desde hace tiempo con socialismo. En todas las naciones capitalistas modernas el sector público representa el 48 por cien del total de la economía. El capitalismo puro hace un siglo que ha dejado de existir. En las sociedades anónimas, en especial en las grandes empresas, el capital social domina sobre el capital privado. Hace tiempo que el socialismo ha superado el capitalismo primigenio, lo que sucede es que el capitalismo se sigue conservando en una proporción mayor de lo que deseamos los socialistas radicales. Y frente a la crisis financiera desatada en el 2008, los Estados capitalistas respondieron con socialismo. Los bancos fueron rescatados con el dinero del Estado. No hay que sacar de la cabeza, como han hecho siempre los socialistas utópicos, lo que sale de la realidad y se desarrolla en ella. El socialismo radical, cuya lucha consiste en lo esencial en lograr que el sector público domine sobre el sector privado o que los intereses sociales dominen sobre los intereses individuales, tiene que superar el capitalismo regionalizado y globalizado de la actualidad, pero para ello no tiene que cambiarlo todo ni mucho menos. Tiene que conservar muchísimas conquistas del Estado del bienestar y del Estado de derecho.


Muchos líderes de la izquierda radical, en especial los que estuvieron y permanecen en IU, creen que donde hay un gran movimiento de masas hay verdad revolucionaria. Pero la verdad no depende de las masas y de sus movimientos, sino de la concordancia de la teoría con la práctica. El movimiento liderado por Le Pen en Francia es un gran movimiento de masas, pero no por ello convierte a dicho movimiento en un movimiento revolucionario. Pues la misma razón hay que aplicar a los movimientos de masas que representan Syriza y Podemos. No se debe permitir el engaño. Esto ocurrió con los comunistas en relación con la Unión Soviética y con China en el pasado, como ocurre en la actualidad con Cuba y Venezuela. Se pretende que las palabras oculten la realidad. El gobierno de Syriza quiere dar la impresión de victoria sobre la troika y afirma que no la reconoce como interlocutor válido, hasta el punto de afirmar que la troika ya es cosa del pasado. Y ¿cómo lo han logrado? Mediante operaciones nominativas. Han cambiado el nombre de troika –Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo– por el de instituciones, el de rescate por el de acuerdo y el de prestamista por el de socio. Pero todo el mundo sabrá que cambiándole el nombre a la cosa no cambia en nada a la cosa, pero se da la apariencia de que se ha producido un cambio. Y esto es lo que pretende el actual gobierno griego, que con Syriza en el gobierno el mundo ha cambiado. Y Podemos secunda esta victoria aparente de Syriza.


Una de los objetivos programáticos de Syriza es proporcionar suministro eléctrico a 150.00 hogares y establecer un subsidio de alimentos de 100 euros para 300.000 familias. Este objetivo es loable y creo que nadie está en contra del mismo. Pero en ningún caso estos objetivos programáticos deben ser presentados como objetivos radicales. Al margen de esto lo cierto es que las grandes promesas electorales de Syriza, la quita de la deuda, la propuesta de acabar con el rescate y el anuncio del fin de la troika, no han podido ser cumplidas. Se podrá argumentar lo que se quiera argumentar, pero no es lo mismo predicar que dar trigo. Sin duda que el pueblo griego es soberano y elige a sus representantes con total libertad. Pero la troika, una quita de la deuda y el rescate no dependen de la soberanía griega, dependen de la soberanía europea. Es un engaño afirmar que la contradicción principal de la crisis es la existente entre Grecia y la troika o entre el pueblo griego y Merkel. La contradicción principal antes, durante y después de la crisis sigue siendo la existente entre capital y trabajo, y más especialmente la existente entre el capital productor de interés y el trabajo. Y esa contradicción existe en el seno mismo del pueblo griego y recorre toda Europa. Recientemente ha estado en España Larry Fink: dirige BlackRock, la mayor gestora de fondos con 4,2 billones en activos. Si BlackRock fuera un país, sería la cuarta economía del mundo. Es evidente dónde está el poder económico y, por tanto, dónde está el poder político; pues son los mercados, estos es, gestores como BlackRock, quienes dictan la política económica a “los gobiernos libres”. Y en los fondos de inversión que gestiona BlackRock hay muchos capitalistas monetarios griegos y españoles. Syriza como Podemos deberían luchar contra las empresas gestoras de fondos como contra los fondos de inversión, que se han vueltos los amos del mundo, y no contra los enemigos aparentes, la señora Merkel y el señor Rajoy, aunque esto último sea lo que proporcione votos. Ni tan siquiera el BCE y el FMI son los verdaderos enemigos. Esta creencia se la dejamos a Paul Krugman, que no lucha por acabar de raíz con la esencia del capitalismo, la propiedad privada en este cado de los recursos monetarios mundiales, sino por amortiguar sus malos efectos.





CONFESIONES DE UN ERRÁTICO MARXISTA EN MEDIO DE UNA CRISIS EUROPEA repugnante



Fort Apache - Syriza, el cambio empieza en Grecia



Fort Apache - SYRIZA, una nueva esperanza



Las diferencias y semejanzas entre IU y Podemos con Syriza











Pablo Iglesias avisa desde 'The Guardian': "El BCE es arrogante. Europa puede caer"




Íñigo Errejón, sobre la deuda griega con España: "Ese dinero hay que recuperarlo y sólo se recuperará si Grecia crece"





NOAM CHOMSKY
“Syriza y Podemos son la reacción al asalto neoliberal que aplasta a la periferia”




Entrevista a Noam Chomsky, lingüista y filósofo
“Syriza y Podemos son la reacción al asalto neoliberal que aplasta a la periferia”


Desenmascarando a Noam Chomsky



El keynesiano  Vicenç Navarro, sale en defensa del gobierno social demócrata de Grecia





Manifestación multitudinaria del KKE contra el nuevo acuerdo antipopular




Primeras manifestaciones en Grecia contra el acuerdo del gobierno de Syriza con la troika (Vídeo)


Tras semanas de turbulencias, Grecia vuelve a la casilla de salida




Comunicado de los comunistas griegos ante el acuerdo firmado por Syriza con la Troika




Syriza una estafa a los trabajadores de Grecia, que busca venderse internacionalmente




El asesinato de la clase obrera de Grecia, por la burguesía y sus partidos.



Gobierno Syriza de Grecia promete servir a la Troika. Varoufakis hace públicas sus intervenciones y propuestas al Eurogrupo . La presentación de su proyecto



El burgués billonario George Soros, financia y asesora al partido de Alexis Tsipras



Salvar el capitalismo, o las confesiones del ministro de finanzas griego



ALGUNAS REFLEXIONES DE URGENCIA TRAS EL ÉXITO ELECTORAL DE SYRIZA


El Partido Comunista de Grecia (KKE), Carga contra Podemos "No apoyaremos a Syriza; estamos contra la UE, la OTAN y las cadenas del capitalismo"






1 comentario:

  1. Por si es de vuestra curiosidad, enlazo al film de Syriza: https://vimeo.com/138683015
    Saludos

    ResponderEliminar